Gobierno boliviano acosado por protestas regionales y de agroindustriales

LA PAZ (AFP) – El presidente de Bolivia, Evo Morales, sigue enfrentado con productores agroindustriales que rechazan un reciente decreto que prohíbe la exportación de aceite comestible, mientras se extienden en el país huelgas civiles regionales y cortes de ruta de transportistas.

Diferentes paralizaciones se presentaron este miércoles contra el decreto que emitió la semana pasada el gobierno prohibiendo la exportación de aceite comestible buscando evitar desabastecimiento y aumento de precios en el país.

El gerente de la Cámara de Exportadores de Bolivia, Oswaldo Barriga, afirmó que la medida gubernamental “ha paralizado toda la cadena productiva de la soja”, la principal actividad del departamento de Santa Cruz, motor de la economía del país.

“El daño económico será de unos 200 millones de dólares porque es lo que el sector sojero exporta anualmente” a países andinos, Argentina y Japón, dijo el ejecutivo empresarial.

Asimismo gremios de transporte privado bloquearon este miércoles con sus camiones de alto tonelaje las sedes de la Aduana en las ciudades de Cochabamba (centro) y Santa Cruz (este), impidiendo el ingreso y salida de mercadería, como apoyo a las demandas de los agroindustriales.

Raúl Medrano, dirigente de la Cámara del Autotransporte, aseguró “que somos unos 4.000 transportistas que estamos parados” por el decreto que prohíbe la exportación de aceite comestible.

Los productores agroindustriales de la próspera región de Santa Cruz pidieron el martes al prefecto Rubén Costas -cabeza visible de la oposición al presidente Morales- tomar las medidas legales que correspondan para que se evite el cumplimiento del decreto gubernamental.

El vicepresidente Alvaro García amenazó con antelación que el gobierno “utilizará a policías y militares” para que el decreto se cumpla.

Para paliar temporalmente la escasez de aceite, el gobierno tomó la decisión de alquilar una planta industrializadora del producto al sur del país para fabricar aceite y luego venderlo a granel, principalmente en las ciudades andinas de La Paz y El Alto, las más afectadas por la carestía.

El influyente ministro de Gobierno, Alfredo Rada, dijo este miércoles que “se puede atender la demanda” de los empresarios de Santa Cruz de derogar el decreto si es que se atiende con prioridad el abastecimiento del mercado local.

El gobierno ha señalado que el precio del aceite comestible de soja y girasol se ha disparado en el país en condiciones especuladoras de 10 bolivianos (1,3 dólares) el litro a 16 bolivianos (2,1 dólares).

De manera paralela al conflicto gobierno-agroindustriales, la población de Camiri, en el departamento de Santa Cruz y otrora enclave petrolífero boliviano, inició este miércoles una huelga indefinida para reclamar al gobierno “que se desarrollen nuevamente las actividades petroleras en la zona”, dijo la líder civil Carmen Palenque.

El descontento se extiende a Yacuiba, en el sureste de Bolivia y donde se hallan las principales reservas de gas, donde los vecinos realizan una huelga en demanda de que el gobierno aumente la dotación de maestros públicos en esa localidad.

You must be logged in to post a comment Login