Fidel Castro cumple un año de editorialista distante pero no ajeno al poder

LA HABANA (AFP) – El líder cubano Fidel Castro cumple el viernes un año como editorialista, una ventana de comunicación con sus compatriotas y el resto del mundo en su larga convalecencia de 20 meses, que le permite influir en procesos, ahora como “el compañero Fidel”.

Castro, de 81 años y retirado del gobierno desde febrero por razones de salud, “ha puesto al servicio de los cubanos y de los demás pueblos hermanos su enorme experiencia frente a un enemigo taimado y poderoso (Estados Unidos), y su conocimiento y cultura política”, señaló este jueves el diario oficial Granma.

Al recordar que el viernes se cumple un año de que Castro abriera fuego desde su nueva tribuna, el rotativo destacó “su estilo directo y claro, sin adornos superfluos, el mismo que empleó toda su vida para educar a más de una generación de revolucionarios”.

Desde el etanol a la denuncia de “las brutales y genocidas guerras que tanto el imperialismo necesita”, Castro ha publicado desde el 29 de marzo 82 artículos, 69 de ellos bajo el cintillo de “Reflexiones del Comandante en Jefe” y, tras la renuncia del 19 de febrero, 13 como “Reflexiones del Compañero Fidel”.

“Hago por ahora lo que debo hacer, especialmente reflexionar y escribir sobre cuestiones a mi juicio de cierta importancia y trascendencia”, escribió en mayo, en uno de los pocos artículos en los que ha hecho referencia directa a su salud.

Un mes después, en otro editorial, dejó claro que no inició ese trabajo “como parte de un plan elaborado previamente, sino por un fuerte deseo de comunicarme” con el pueblo “a medida que observo las acciones estúpidas del imperio”.

En sus comentarios, publicados en los diarios, televisión y en la radio, aborda diversos temas -pocas veces la actualidad nacional-, entre ellos el rechazo a la producción de agrocombustibles, la guerra en Irak, pero en casi todos termina enfilando los cañones hacia Washington.

“Bush en el cielo”, “El viaje triunfal”, “Sed de sangre”, y “Los cristianos sin Biblias”, son algunos de los títulos de sus comentarios más recientes, en los que retoma una actividad que inició en sus años de juventud, cuando escribió encendidos artículos contra la dictadura de Fulgencio Batista, que derrocó en 1959.

El primero, “Revolución no, zarpazo”, acaba de cumplir 56 años, aunque no se publicó hasta agosto de 1953, y en el que descalificó la denominación que el golpe militar del 10 de marzo de 1952 y que instauró la dictadura en Cuba.

A partir de 1959 se le atribuyeron numerosos editoriales, pero nunca firmados.

Aunque retirado del gobierno, Castro sigue siendo “el jefe de la revolución”, dijo esta semana Raúl Castro, elegido su sucesor, y quien también ha señalado que el ex mandatario es consultado sobre temas medulares. También conserva el importante cargo de primer secretario del Partido Comunista.

Desde su nueva faceta de editorialista, Castro sigue ejerciendo influencia dentro y fuera de Cuba.

Sobre los posibles cambios en la isla, dijo que para resolver algunos problemas habría tantas alternativas como en un juego de ajedrez, aconsejando soluciones locales y diversas, como los problemas.

El 7 de marzo, durante la Cumbre del Grupo de Río en Santo Domingo para resolver la crisis que enfrentó a Colombia con Ecuador, el presidente venezolano, Hugo Chávez, inició su intervención leyendo la “reflexión de Fidel” de ese día, sobre el tema, en la que pide evitar la guerra, que sólo beneficiaría a Estados Unidos.

You must be logged in to post a comment Login