Ingrid Betancourt recibió atención médica ante muy delicado estado de salud

BOGOTA (AFP) – La salud de la colombo-francesa Ingrid Betancourt, rehén de las FARC, empeoró tanto que la guerrilla tuvo que hacerla atender en puestos médicos de una zona selvática, según el defensor del pueblo, Vólmar Pérez, pero el gobierno colombiano desestimó la versión atribuyéndola a “rumores”.

“La información de que disponemos, por lo menos hasta el mes de febrero, es que su estado de salud es muy delicado, se han venido deteriorando sus condiciones físicas”, declaró Vólmar Pérez a radio Caracol, señalando que la política “está afectada por leishmaniasis y hepatitis B”.

Según el funcionario, debido a ello en la segunda quincena de febrero la ex candidata presidencial colombiana recibió atención en puestos de salud de los municipios de San José y El Retorno, unos 300 km al sureste de Bogotá, en el departamento de Guaviare.

“Hemos podido verificar que en algunos puestos de salud, en jurisdicción de San José y El Retorno, ha sido atendida Ingrid Betancourt”, secuestrada el 23 de febrero de 2002, agregó.

El defensor precisó que los datos fueron obtenidos de “autoridades y expresiones sociales” que se reserva por seguridad, e indicó que su despacho busca la manera de hacerle llegar medicamentos a la dirigente.

Pero el alto comisionado para la paz, Luis Carlos Restrepo, desestimó la versión señalando que se basa en rumores de los cuales tenía conocimiento el gobierno y cuya autenticidad no pudo comprobar.

“Pusimos en marcha todos los organismos de inteligencia del Estado, tratamos de entrar en contacto con las personas que traían estos rumores, pero nada de eso es cierto, nada de eso es sólido”, sostuvo.

“Por tal motivo, no le hemos dado mayor credibilidad a estos rumores”, agregó, aclarando que al gobierno le “sigue preocupando la salud” de Betancourt.

Consultados por la AFP, familiares de la política comunicaron que no se pronunciarán por ahora.

El defensor enfatizó que personas que aseguran haber visto a la ex senadora comentaron que “sus características físicas no distaban mucho de las imágenes que se conocen de los niños de Somalia (afectados por hambrunas)”.

“Por ello urge el regreso inmediato de Ingrid Betancourt”, añadió, admitiendo que teme “por un desenlace fatal de los secuestrados”.

Las más recientes pruebas de vida de Betancourt -un video y una carta- datan del pasado 24 de octubre y fueron divulgadas un mes después. En la cinta, la política se ve muy delgada y con gesto lánguido, y evita mirar a la cámara.

Pérez también dijo poseer reportes sobre la gravedad del ex congresista Oscar Lizcano, secuestrado el 5 de agosto de 2000.

El área mencionada por el defensor fue escenario entre el 10 de enero y el 27 de febrero de la liberación de los rehenes de las FARC Clara Rojas, Consuelo González, Luis Eladio Pérez, Gloria Polanco, Jorge Géchem y Orlando Beltrán, con la mediación del gobierno venezolano.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) pretenden canjear a Betancourt y a por lo menos otros 39 cautivos -entre políticos, militares, policías y tres estadounidenses- por unos 500 de sus prisioneros, dos de ellos recluidos en cárceles de Estados Unidos.

Uribe se ha dicho dispuesto a pactar el intercambio, pero rechaza la principal exigencia rebelde de desmilitarizar dos municipios próximos a la ciudad de Cali -tercera del país- para realizar allí las negociaciones.

You must be logged in to post a comment Login