Meloneros hondureños temen perder su trabajo por embargo de EEUU

MONTELIBANO, Honduras (AFP) – Cientos de trabajadores de las empresas productoras de melón del sur de Honduras temen quedarse sin empleo, tras la decisión estadounidense de prohibir las importaciones, alegando que la fruta está contaminada con salmonella, lo que ha aprovechado Venezuela para abrirle las puertas.

“Estamos preocupados porque de este trabajo vivimos con mi familia. Estamos esperando a ver qué resolución toman”, lamentó Carlos Estrada (40), encargado de empacar los melones en cajas de cartón en la finca Santa Rosa, 130 km al sur de la capital.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por su sigla en inglés) de Estados Unidos, pidió la semana pasada a los estadounidenses que hayan comprado melones de la empresa hondureña Agrolíbano, que boten la fruta porque estaba contaminada de salmonella, una bacteria que ocasiona vómitos y diarrea.

Según un informe que autoridades de la FDA dieron a las hondureñas, 50 personas de 16 estados de la Unión y de varias provincias de Canadá se contaminaron, presuntamente por haber comido melón de Agrolíbano, la principal exportadora de esa fruta de Honduras.

“El mayor daño de este problema es la imagen de la empresa, que se ha hecho durante 30 años”, lamentó en declaraciones a la AFP el gerente de la exportadora, Antonio Oviedo.

Según el empresario, a raíz de este incidente se han dejado de exportar unas 14.400 cajas de melones, que tienen en Estados Unidos un valor aproximado a 140.000 dólares.

Unos 800 trabajadores de los 1.500 que laboran en Santa Rosa, una de las cuatro fincas de la empresa, han sido enviados temporalmente a sus casas a raíz de la suspensión de las exportaciones mientras se resuelve el “impasse”, dijo Oviedo.

El empacador Carlos Estrada se fue a su casa porque no tenía qué hacer en su sitio de trabajo: “Yo sólo tengo dos meses de trabajar en la empresa. Conseguí trabajo aquí porque me deportaron de Estados Unidos”, comentó.

“Nosostros vivimos de esto, si cierran la empresa no sé que vamos a hacer”, lamentó Bayron Duarte (33) quien trabaja como tractorista desde hace dos años.

El Gobierno hondureño anunció que una misión de la FDA llegará a Honduras a investigar la supuesta contaminación.

El presidente hondureño, Manuel Zelaya, calificó como “precipitada e injusta” la decisión estadounidense y se puso a comer melón en una entrevista que concedió a la cadena estadounidense CNN.

La restricción de Estados Unidos causó un fuerte impacto en Honduras, sobre todo porque se afecta a unas 25.000 personas que dependen directa e indirectamente de la industria del melón.

Algunos analistas opinaron que Estados Unidos habría adoptado la medida de restringir el acceso de la fruta en represalia por los acercamientos de Zelaya con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, principalmente en materia energética.

Sin embargo, el embajador de Washington en Tegucigalpa, Charler Ford, desmintió la vesión y subrayó que la FDA es un organismo científico e independiente, al margen de injerencias políticas.

Según el canciller Edmundo Orellana, el gobierno de Venezuela ofreció comprar a Honduras los melones que rechazó Estados Unidos.

You must be logged in to post a comment Login