Quito busca bajar tensión con Bogotá y rechaza “asesinato” de ecuatoriano

QUITO (AFP) – Quito anunció el jueves que está trabajando para bajar la tensión con Bogotá, con miras a restablecer las relaciones, aunque insistió en su rechazo al “asesinato” de un ecuatoriano en el ataque colombiano contra las FARC en su país, en el que murió el jefe rebelde Raúl Reyes.

“Si (Franklin) Aisalla era delincuente, guerrillero, no justifica que se asesine a un ecuatoriano en suelo de Ecuador por tropas extranjeras”, dijo el presidente Rafael Correa ante cientos de indígenas y campesinos que se concentraron frente a la sede del gobierno nacional en Quito.

“Este gobierno no va a permitir que este caso quede en la impunidad”, agregó el mandatario.

El ministro de Gobierno (Interior), Fernando Bustamante, expresó a su vez que Ecuador trabaja para bajar la tensión con Colombia tras la violación de su soberanía con el bombardeo colombiano, que dejó una veintena de muertos -incluidos cuatro mexicanos- y derivó en la ruptura de los nexos diplomáticos.

“Hemos estado trabajando en crear las condiciones para que este conflicto se alivie, para que puedan restablecerse las relaciones, pero con dignidad, con respeto a nuestra soberanía y con respeto a nuestro país”, declaró el funcionario a la prensa.

“Y sin que nos arrastren a una lucha (colombiana) fratricida, de la que no somos parte y de la que éticamente debemos procurar, con todos los medios a nuestro alcance, no ser parte”, añadió Bustamante.

Entretanto, Sergio Gaete, de la Asociación Latinoamericana para los Derechos Humanos (ALDHU), indicó que dos colombianas que sobrevivieron al bombardeo solicitaron refugio político a Ecuador.

“Ya se inició el trámite del pedido de refugio para Doris Bohórquez y Martha Pérez, quien están representadas legalmente por la ALDHU”, dijo a la AFP el director de Planificación de la ONG, con sede permanente en Quito.

Junto a la mexicana Lucía Morett, Bohórquez y Pérez resultaron heridas en el ataque militar colombiano a la guerrilla de las FARC del 1 de marzo.

La Fiscalía de Colombia pidió autorización para interrogar a las sobrevivientes para establecer las razones por las cuales estaban en el campamento rebelde, para lo cual espera la respuesta de Quito.

Asimismo permitió la repatriación del cadáver de Aisalla, a quien Bogotá involucra con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) mientras sus familiares lo niegan.

“Para la inteligencia militar que lo tuvimos cara a cara, que durante siete meses lo seguimos, no tenemos duda de que Franklin Pomelia Molina, alias ‘Lucho’, es la persona que están reclamando como Franklin Guillermo Aisalla”, dijo el comandante del Ejército colombiano, general Mario Montoya.

Los uniformados colombianos llevaron los cuerpos de Reyes y Aisalla a su nación, presumiendo que el del ecuatoriano era de Julián Conrado, considerado un ideólogo de las FARC.

A pesar de que Correa dio por superado el conflicto, después de que la OEA hace una semana rechazó -aunque sin condenar a Colombia- la violación de la soberanía de Ecuador, la crisis se crispó una vez que Bogotá admitió la muerte del ecuatoriano.

Ecuador mantiene rotas las relaciones a pesar de que el presidente colombiano, Alvaro Uribe, pidió perdón y se comprometió a evitar nuevas incursiones en sus vecinos.

You must be logged in to post a comment Login