Viajan al Tíbet periodistas extranjeros escogidos por Beijing

Beijing.- Un grupo de 26 periodistas extranjeros escogidos por las autoridades chinas viajó el miércoles al Tíbet para conocer de primera mano la situación, mientras el Dalai Lama pedía que los comunicadores puedan trabajar libremente en la región.

La delegación de periodistas, que representan a 19 medios de comunicación -aunque ninguno hispanohablante-, podrá trabajar en el Tíbet durante tres días, indicó la oficina de información del Consejo de Estado, y precisó que facilitará entrevistas con “los afectados” por los recientes disturbios.

Esta será la primera vez que la prensa occidental acceda a la zona tras los incidentes de violencia del pasado 14 de marzo.

El Dalai Lama, líder espiritual del budismo tibetano, pidió este miércoles desde Nueva Delhi que el grupo de periodistas pueda trabajar con “absoluta libertad”, para que el mundo conozca realmente lo que está sucediendo en el Tíbet.

La visita de la prensa extranjera “es muy positiva, pero me gustaría que se desarrollara con absoluta libertad”, indicó el también dirigente del exilio tibetano.

La cancillería china, que se mostró muy crítica con los medios extranjeros por su cobertura de los acontecimientos del Tíbet, indicó que espera que “la comunidad internacional vea la verdadera cara de la camarilla secesionista del Dalai Lama y distinga claramente entre lo correcto e incorrecto”.

“Esperamos que los países importantes no apoyen bajo ningún concepto las actividades secesionistas de la camarilla del Dalai”, indicó el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, Qin Gang.

Por otra parte, el gobierno chino anunció este miércoles que al menos 660 personas se han entregado a las autoridades tras los incidentes de violencia en la región del Tíbet.

Por lo menos 280 personas se rindieron en Lhasa y otras 380 lo hicieron en otras zonas del Tíbet y de la provincia colindante de Sichuán, indicó la agencia oficial Xinhua.

En las acciones violentas que estallaron el pasado día 14 de marzo en la capital del Tíbet, un total de 19 personas, incluido un policía, perdieron la vida, mientras otras 624 resultaron heridas, incluidos 242 agentes policiales, según el gobierno chino.

Los tibetanos en el exilio elevan la cifra de muertos a “por lo menos” 130 y aseguran que las autoridades están llevando a cabo una campaña de represión.

Las protestas contra China se multiplicaron tras los disturbios. La ceremonia de encendido de la antorcha olímpica, que se efectuó el lunes en el sitio arqueológico griego de Olimpia, se vio perturbada por manifestaciones y una protesta protagonizada por la organización Reporteros Sin Fronteras.

Para que el recorrido de la antorcha no se vea perturbado por las protestas, Beijing pidió a Australia que permita la entrada a su territorio del ejército chino para proteger la llama cuando pase por ese país en abril, a lo que Canberra se negó.

“La respuesta es ‘No’. Australia se encarga de velar por su seguridad”, indicó el fiscal general Robert MrClelland.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login