Bolivia: varios heridos en toma militar de ciudad petrolera en huelga

LA PAZ (AFP) – Varios heridos se registraron este viernes cuando tropas del ejército boliviano intentaron despejar por la fuerza un corte de rutas en Camiri (sudeste) por parte de huelguistas, que amenazan con ocupar la empresa Transredes, según distintas fuentes.

Los enfrentamientos entre grupos civiles -con participación de muchos jóvenes- habían cobrado cuatro heridos de balines, según informes de los hospitales de Camiri citados por radios locales, en tanto que la presidenta civil de esa ciudad, Carmen Palenque, elevó el número a “diez o quince”.

Según el viceministro de Descentralización, Fabián Yacsik, el saldo es de “dos personas heridas con balines”, a falta de una versión de la Policía.

Los pobladores -que encendieron fogatas en las calles- resisten con palos y piedras en una ciudad en huelga desde el miércoles y amenazan con tomar las instalaciones de la empresa Transredes, filial de las multinacionales Ashmore y Shell, según varias fuentes.

Los pobladores demandan del gobierno mejores beneficios derivados de la explotación del gas.

Ante la gravedad de la situación el gobierno desplazó una misión oficial integrada por los ministros de Hidrocarburos, Carlos Villegas, y de Trabajo, Walter Delgadillo, informó el viceministro de Tierras, Alejandro Almaraz, también parte de la delegación.

La misión lleva “respuestas que pueden significar una solución al conflicto y satisfacer las expectativas de desarrollo de la población de Camiri”, añadió Almaraz.

El ministro de Defensa, Walker San Miguel, que tiene las fuerzas armadas bajo su jurisdicción, alegó que las tropas “más que usar la fuerza lo que se hizo es despejar la ruta” que conecta con Argentina porque “esta es una ruta principal de ingreso y salida de productos”.

Los medios señalaron que en la ocupación de Camiri los militares y policías utilizaron gases lacrimógenos y balas de goma, mientras Palenque aseveró que “se escucharon ráfagas de ametralladora”.

La intervención militar fue duramente criticada por Rubén Costas, prefecto de Santa Cruz, cuyos dominios abarca también a Camiri, por años conocida como la capital petrolera de Bolivia.

Camiri, que alberga ricos yacimientos de gas administrados por Ashmore y Shell, exige a la estatal petrolera YPFB la instalación de una planta de separación de líquidos y de una gerencia regional de la empresa, entre otras reivindicaciones.

Los inconformes exigen al presidente Evo Morales que cumpla con el proceso de nacionalización de los hidrocarburos de mayo de 2006, pues consideran que el gobierno no les ha concedido hasta ahora beneficios por la explotación y venta de los carburantes, según el asesor del comité cívico local, Mirko Orgaz.

You must be logged in to post a comment Login