Cambios graduales en Cuba

LA HABANA (AFP) – Tras los ordenadores, el nuevo presidente cubano Raúl Castro autorizó el viernes a los cubanos a comprar teléfonos móviles, pagados en divisas, concretando así sus promesas de cambios graduales anunciados el mes pasado en su discurso de investidura.

En un comunicado publicado en el diario oficial Granma, la compañía de telecomunicaciones pública Etecsa indicó estar “en condiciones de brindar a la población el servicio de telefonía celular, que se formalizará a través de un contrato personal según la modalidad de pre-pago”.

La medida se produce a un mes del discurso de investidura de Raúl Castro quien, sucediendo a su hermano Fidel, anunció el 24 de febrero medidas “en las próximas semanas” para eliminar “prohibiciones y reglamentaciones excesivas”, que paralizan la economía.

La primera medida se anunció el martes y puso fin a la prohibición a los cubanos de comprar computadoras, televisores y reproductores de video o DVD, marcando una cierta flexibilidad del régimen en materia económica.

Los teléfonos celulares se reservaban hasta ahora para las empresas, los funcionarios y los extranjeros. Estos últimos, incluidos los turistas, eran solicitados a menudo para abrir una línea telefónica móvil a su nombre, destinada en realidad a cubanos poseedores de celulares pero sin posibilidad de usarlos.

“Los procedimientos se anunciarán en los próximos días” para regularizar estos contratos obtenidos “por la vía indirecta”, precisa el comunicado.

Aunque el servicio se facturará en pesos convertibles, lo que excluye a la gran mayoría de los cubanos, que percibe un salario medio de 408 pesos en moneda nacional (equivalente a 17 dólares). El peso convertible se cotiza a 1,08 dólares por unidad.

Actualmente, el único contrato existente para la obtención de una línea de telefonía celular cuesta 111 pesos convertibles (120 dólares). El costo del minuto de llamada a Cuba es de aproximadamente medio dólar, de seis dólares para Europa, tres dólares para Estados Unidos y de 4,8 dólares para Sudamérica.

La supresión de la prohibición de contratar teléfonos móviles era muy esperada entre la población, especialmente por los jóvenes.

Según Etecsa, la apertura de la telefonía móvil a los cubanos fue posible “gracias a la obtención de créditos y tecnología de países amigos”, refiriéndose a China, que se involucró mucho en las telecomunicaciones cubanas.

Telecom-Italia cuenta por su parte con 27% del capital de Etecsa, bajo la dirección del ministro de Informática y Comunicaciones Ramiro Valdés, uno de los dirigentes históricos de la revolución cubana, nombrado en ese cargo el año pasado por Raúl Castro.

Raul Castro se comprometió en su discurso de investidura a que “el país tenga como prioridad satisfacer las necesidades básicas de la población”. E hizo su credo dar un carácter “progresivo” y “gradual” a los cambios destinados a “perfeccionar el socialismo” en la isla.

En el sector de la agricultura, otro tema sensible de Cuba, que importa más de 80% de su alimentación, el gobierno anunció este viernes la concesión de créditos a las cooperativas agrícolas para estimular la producción, frente al alza mundial de los precios de los alimentos.

En Cuba hay más de 1.300 cooperativas campesinas (UBPC) instaladas en tierras estatales, que ocupan 42% de las superficies agrícolas.

El 17 de marzo, el gobierno anunció además su deseo de comenzar a liberalizar la venta de pequeño material agrícola a los productores.

You must be logged in to post a comment Login