Cristina Kirchner insta a levantar huelga para dialogar

BUENOS AIRES (AFP) – La presidenta argentina Cristina Kirchner instó el jueves a los líderes del campo a levantar la huelga para negociar, tras recibir un mensaje dialoguista de los agricultores, aunque los cortes de ruta se mantenían firmes y el país comenzaba a sentir la falta de alimentos.

“Les pido humildemente, como presidenta de todos los argentinos, levanten el paro para entonces sentarnos a dialogar”, sostuvo la mandataria, dirigiéndose a los dirigentes que convocaron a un paro nacional, con movilizaciones y decenas de cortes de rutas, que entra el viernes en su tercera semana.

Dirigentes de las cuatro entidades agropecuarias estaban reunidas la noche del viernes para decidir qué posición iban a tomar, pero declaraciones a título personal de algunos de sus representantes revelaban la posibilidad de una ruptura en el frente gremial.

Sin embargo, todos coincidieron en que el paro y los cortes de rutas iban a continuar la noche del jueves al viernes.

Kirchner exhortó al diálogo en un acto convocado por el oficialista Partido para la Victoria en el cual unos 15.000 partidarios ratificaron su apoyo a la mandataria, luego del masivo cacerolazo que sacudió diversos barrios de la ciudad de buenos Aires y llegó a las puertas de la Casa de Gobierno el martes.

La presidenta habló poco después de que las organizaciones agrarias manifestaron su disposición a abrir un canal de diálogo, en un comunicado.

“Llamamos a las autoridades a una instancia de diálogo que logre la reconciliación de los argentinos”, afirmó la nota de prensa.

Las organizaciones plantearon que su compromiso será “que si una mesa de concertación (con el Gobierno) cumple con las expectativas de nuestras bases, se suspenderán todas las medidas de fuerza”.

Los productores protestan por un aumento en los gravámenes a las exportaciones de soja, pero la mandataria insistió en la legitimidad del uso de las llamadas retenciones como herramienta de distribución del ingreso.

Miles de productores se encuentran bloqueando más de un centenar de estratégicas rutas del país, impidiendo el paso de camiones con mercaderías, lo que provocó incidentes entre huelguistas y transportistas, cuyos vehículos permanecen en extensas filas desde hace días en áreas despobladas.

El Gobierno mantiene una dura pelea con el campo, tras ratificar el martes el aumento de los tributos a las exportaciones de soja, cuya alícuota elevó de 35% a 44%, lo que encendió la mecha de la rebelión.

La soja es el principal producto de exportación del país, y el valor de su actual cosecha ronda los 24.000 millones de dólares, en tanto que las ventas externas alcanzarán a unos 13.000 millones.

En la provincia de Córdoba (centro), con importante actividad agrícola, camioneros intentaron superar un ‘piquete’ (corte de ruta) por la fuerza.

El intento fue impedido por agricultores, lo que abrió paso a una refriega que dejó un herido y que fue controlada por fuerzas de seguridad apostadas en la zona, según imágenes de televisión.

En otro bloqueo en Santiago del Estero (norte) se vivieron momentos de tensión entre huelguistas, camioneros y pasajeros de varios buses de larga distancia, que llevaban 48 horas varados en la ruta.

Los camioneros impedían el paso de los viajeros en represalia a la decisión de los agricultores de no permitir la circulación de sus vehículos de carga.

Finalmente, los productores abrieron el paso pero obligaron a los camioneros a tirar la mercadería antes de seguir viaje.

Los bloqueos seguían a pesar de la amenaza del gobierno de liberar los caminos con la Gendarmería (policía de fronteras).

En tanto, el desabastecimiento de productos básicos se hacía más evidente en supermercados y almacenes, mientras que en el principal mercado mayorista de carnes, ubicado en Buenos Aires, no ingresó este jueves ganado vacuno por quinto día consecutivo.

You must be logged in to post a comment Login