Detalles de últimos días de Saddam Hussein en prisión

El extinto líder iraquí Saddam Hussein vuelve a la actualidad, ahora en un reportaje de televisión que cuenta cómo vivió sus últimos días en prisión y muestra por primera vez la celda en la que esperó su ejecución, en 2006.

La exclusiva fue emitida por la cadena CNN, que tuvo acceso a la celda y habló con sus carceleros sobre cómo era la vida diaria del dictador iraquí que durante más de dos décadas dirigió con mano de hierro el país árabe.

El general Doug Stone, encargado de supervisar los centros de detención del ejército estadounidense en Irak, explicó que cuando Hussein llegó a su poder hubo un debate interno sobre cuál era la mejor manera de llamarle.

Detalló que le llamaban “VIC”, que son las siglas de “Very Important Criminal” (Criminal Muy Importante).

“Señor presidente no sonaba muy bien que digamos. Tampoco el número que asignamos a cada interno”, dijo. Así que cuando él preguntó lo que significaban esas siglas al lado de su identificación y se lo explicaron, pidió que le llamaran así, recordó Stone.

En el reportaje se muestra también el pequeño jardín que cultivó, la última fotografía que le tomaron antes de morir, o páginas de su diario personal y de las poesías que escribió. Documentos en los que queda clara la obsesión con su legado.

En ellos dejó escrito que era su responsabilidad garantizar que “la gente conoce los hechos tal y como fueron y no como los contaron aquellos que los manipulan”.

Sobre la celda en la que pasó sus últimas horas, nunca antes grabada en vídeo, las imágenes muestran que es muy pequeña, sin ventanas, donde sólo hay un grifo y un retrete de acero inoxidable y una plataforma de cemento que le servía de cama.

El general recordó sus últimas horas en la celda: “Se levantó y entonces le comunicamos que ese era el día de su ejecución”.

“Se bañó de forma muy modesta porque era invierno y hacía frío, se puso su traje oscuro (el mismo que llevó durante el juicio) y dijo adiós a los guardianes antes de irse en el convoy que vino a buscarlo”.

Sus carceleros contaron que les dio sus pertenencias para que se las entregaran a sus abogados y les pidió que dijeran a su hija que se iba “a encontrar con Dios con la conciencia limpia, como un soldado sacrificándose por Irak y su gente”.

Tras un juicio que duró varios meses, después de ser capturado por tropas estadounidenses en diciembre de 2003, Hussein fue ahorcado el 30 de diciembre de 2006 por su participación en la muerte de 148 personas en un pueblo al norte de Bagdad.

Al momento de su ejecución, el juicio seguía en marcha por la acusación de genocidio contra el pueblo kurdo.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login