EU intensifica ataques unilaterales en Pakistán

Estados Unidos está intensificando sus ataques unilaterales contra combatientes de Al Qaeda en las áreas tribales de Pakistán por temor a que el nuevo liderazgo paquistaní restrinja esas operaciones.

El gobierno de George W. Bush teme que el presidente paquistaní Pervez Musharraf, quien ha apoyado en general los ataques, verá sus poderes reducidos en los meses por venir, y en consecuencia Washington quiere infligir ahora el mayor daño posible a la red Al Qaeda, informó el jueves el diario The Washington Post.

En los últimos dos meses, aviones estadounidenses no tripulados Predator han atacado por lo menos tres posiciones de los combatientes.

Tales operaciones se realizan gracias a un “entendimiento tácito” con Musharraf y con el jefe del ejército paquistaní, general Ashfaq Kiyani, que permite ataques estadounidenses a combatientes extranjeros, pero no contra miembros del Talibán paquistaní, dijeron al diario funcionarios estadounidenses.

Alrededor de 45 combatientes árabes, afganos y de otras nacionalidades han muerto en esos ataques, todos realizados cerca de la frontera con Afganistán, de acuerdo con fuentes oficiales estadounidenses y paquistaníes.

Los funcionarios indicaron que el objetivo principal es obtener información sobre dirigentes de Al Qaeda, incluyendo a Osama Bin Laden y sus lugartenientes, obligándolos a moverse en formas que pueden ser detectadas por los servicios de espionaje.

Precisaron que fuentes locales proporcionan información para guiar los ataques.

Sin embargo, advirtieron que la estrategia, descrita por uno de ellos como “sacudir el árbol”, no ha estado exenta de controversia. Algunos expertos militares consideran que los ataques aéreos, sin una mayor participación de fuerzas especiales en tierra, difícilmente lograrán revelar la ubicación de los principales líderes de Al Qaeda.

La campaña, indicaron los funcionarios, no tiene por objeto capturar a Bin Laden antes de que el presidente estadounidense George W. Bush deje el cargo en enero de 2009.

“No es una guerra relámpago para cerrar este capítulo”, declaró un funcionario de alto rango que habló bajo condición de anonimato para no entorpecer las operaciones.

“Si encontramos a los líderes, iremos tras ellos. Pero nada se puede hacer para eliminar a Al Qaeda en los próximos nueve o diez meses. En definitiva, es un tema que se extiende más allá de este gobierno”, añadió.

Musharraf, que controla las fuerzas armadas de Pakistán, ha aprobado por su cuenta las operaciones estadounidenses. Pero representantes de los partidos de la nueva coalición gobernante advierten que los ataques, incluyendo los bombardeos con los Predator lanzados desde bases cerca de Islamabad y Jacobabad, podrían ser restringidos.

“Siempre hemos dicho que corresponde a las fuerzas paquistaníes realizar los ataques y al gobierno paquistaní decidir al respecto. No prevemos una situación en que fuerzas extranjeras entren a Pakistán a perseguir objetivos”, dijo Farhatullah Babar, vocero del Partido del Pueblo de Pakistán del nuevo primer ministro Yousuf Raza Gilani.

“Esta guerra contra el terrorismo es nuestra guerra”, añadió.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login