Patti Smith expone su “mundo interior” en París

PARIS (AFP) – Tres mullidos sillones de cuero, un amplificador y una guitarra dan la bienvenida al visitante: Patti Smith, figura histórica del rock neoyorquino, invita al público de París a compartir su “mundo interior” a través de la poesía, la foto y el vídeo.

“La música y el escenario me han permitido comunicarme con mucha gente, tomar posición en favor de los derechos humanos, contra la injusticia social”, explica a la prensa la cantante, icono del rock de fines de los años 70.

“Hoy, esta exposición me da la posibilidad de presentar mi mundo personal, que no tiene nada de político”, agrega.

Un mundo en el que prevalece la convivencia: los sillones “club” dan ganas de arrellanarse en ellos, y están ahí para eso. “Traje todo lo que consideraba necesario para que la gente se sienta cómoda, para dibujar, hablar, escribir poemas”, dice sonriendo Patti Smith, eterna adolescente de 61 años.

De la familia Smith, los visitantes podrán descubrir al hijo, Jackson que, tocado de su gorra de visera, tocará la guitarra y discutirá sobre música con los asistentes que lo deseen durante varias tardes, o a la hija, Jesse, que acompañará al piano a su madre, cuando esta recite poemas de Virginia Woolf el viernes por la noche.

La familia musical de Patti Smith también se trasladó a París: los miembros de su conjuntos, así como Tom Verlaine, otra figura histórica del Nueva York New York underground de fines de los setenta, Fred Frith y Ted Milton, del conjunto Blurt.

Pero la exposición, titulada “Land 250” invita a descubrir otro mundo, éste más silencioso y más austero. Land 250 es un modelo de cámara fotográfica Polaroid, del que Patti Smith no se separa desde 1994, año negro para ella en el que murieron su marido, Frederic Smith, ex guitarrista de MC5, y su hermano Todd.

“Entonces quedé incapacitada para expresarme emocionalmente, y la Polaroid, porque es simple e inmediata, me permitió recuperar la confianza en mí misma en tanto artista en ese periodo difícil”, declara Patti Smith, que dejó en la historia del rock verdaderos hitos, como “Horses” (1975) o “Easter” (1978).

Las fotografías de pequeño formato revelan una Patti Smith fascinada por las estatuas de los cementerios, los cielos nublados y los campos azotados por el viento, que aparecen como otras tantas tentativas de dialogar con fuerzas o presencias inmateriales.

En una pequeña pieza en forma de celda monacal, se han dejado lápices para que los visitantes escriban en las paredes sus impresiones sobre un vídeo en blanco y negro realizado por Patti Smith y Jem Cohen sobre la vida del poeta francés René Daumal (1908-1944).

La exposición incluye otros vídeos, más antiguos, que explotan la fuerza de la presencia de Patti Smith en la pantalla, realizados por los fotógrafos Robert Mapplethorpe o Robert Frank.

Las referencias literarias inundan la exposición, desde Arthur Rimbaud hasta Albert Camus, pasando por Walt Whitman o Charlotte Brontë, reflejo quizá de la verdadera pasión de una mujer que afirma que aterrizó en la escena del rock por casualidad.

You must be logged in to post a comment Login