Productores levantan huelga agraria para dialogar con gobierno argentino

BUENOS AIRES (AFP) – Los productores agrícolas de Argentina levantaron una huelga con bloqueos carreteros que este viernes cumplía 16 días como gesto hacia el gobierno, que los llamó a dialogar, aunque se mantendrán en estado de alerta a la vera de las rutas.

Los productores “han decidido levantar la medida de fuerza manteniendo el estado de alerta y movilización a la vera de las rutas”, señaló un comunicado de prensa titulado “El diálogo exige esfuerzos”, firmado por las cuatro entidades que los representan.

La presidenta Cristina Kirchner había exhortado a los huelguistas el jueves en un multitudinario acto partidario a levantar el paro lanzado contra los aumentos de impuestos a las exportaciones de granos, y abrir las puertas a una negociación.

Los máximos dirigentes agropecuarios anunciaron el levantamiento de la huelga “con el convencimiento que se debe retomar el diálogo” y para “facilitar una reunión con el gobierno nacional, luego de la cual se evaluarán sus resultados que serán sometidos a consultas a las bases de todo el país”.

Las cuatro entidades -que representan pequeños, medianos y grandes productores- debían ser recibidas este viernes en Casa Rosada (gobierno) para avanzar en las negociaciones, indicó una fuente oficial.

En la rica pampa húmeda y otras zonas agrícolas, productores liberaban las rutas y dejaban circular vehículos, ómnibus de pasajeros y camiones con mercadería, a la espera de las novedades.

Los agricultores se rebelaron contra un incremento tributario a las ventas externas de soja, principal producto de exportación del país, cuya alícuota fue elevada de 35% a 44%, lo que fue considerado confiscatorio por los huelguistas.

Mientras tanto, los alimentos en los anaqueles de supermercados y almacenes escasean en todo el país y los embarques de las exportaciones de granos están paralizados a raíz de las decenas de bloqueos de carreteras.

El Mercado Central de Buenos Aires (el mayor comercializador de frutas y verduras del país), que abastece a 11 millones de personas y tiene un caudal de 13.000 camiones por mes y unos 3.000 trabajadores, se encontraba el viernes prácticamente paralizado, informó a la AFP una fuente de ese organismo.

Los productos primarios y agroindustriales representan el 61% de las ventas externas del país, que fueron de 55.000 millones de dólares en 2007.

Así, un compás de espera quedó de hecho establecido en el duro conflicto que tuvo esta semana derivaciones políticas y unió fuerzas de agricultores con opositores liberales al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

“Les pido humildemente, como presidenta de todos los argentinos, levanten el paro para entonces sentarnos a dialogar”, sostuvo la mandataria el jueves.

En un estratégico piquete montado sobre la ruta 14, la del Mercosur, a través de la cual se transportan mercancías de Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil, los huelguistas liberaron el paso a todos los vehículos, pero anunciaron que pueden retomar el bloqueo la noche de este viernes.

Néstor Roulet, de la entidad Confederaciones Rurales, que nuclea a unos 100.000 productores en su mayoría ganaderos medianos, aclaró que “no habrá fin de los cortes sin una propuesta de medidas para el campo, porque no se aceptarán compensaciones, regalitos ni limosnas”.

La presidenta había planteado una diferencia en el discurso oficial frente a la huelga, al afirmar que el gobierno peronista “no está contra los pequeños productores”.

Dos días antes, la mandataria había dicho con dureza que “estos son los piquetes de la abundancia, de los extorsionadores”, lo que encendió ruidosas protestas de opositores y ‘cacerolazos’ (protestas golpeando cacerolas) en las principales ciudades.

You must be logged in to post a comment Login