Crisis diplomática entre Ecuador y Colombia amenaza con agravarse

QUITO (AFP) – La crisis diplomática entre Quito y Bogotá, cuyas relaciones se mantienen rotas, amenaza con agravarse otra vez al anunciar Ecuador el sábado que responderá de manera contundente pero pacífica a los “atropellos” de Colombia.

“El día lunes daremos una respuesta concreta a todos los abusos que hemos recibido de Colombia, no sólo con la incursión del 1 de marzo sino en los últimos años”, dijo el presidente Rafael Correa en su programa semanal de radio, sin precisar cuál sera esa medida.

“Ya basta de ser agredidos, de ser víctimas de un problema que no es nuestro”, agregó.

Correa señaló que su país replicará en forma “concreta, contundente y como siempre pacífica y apegada al derecho internacional” frente a “tanto atropello” de Colombia, que hace un mes lanzó un ataque militar contra las FARC en Ecuador, que dejó una veintena de muertos, entre ellos un ecuatoriano, cuatro universitarios mexicanos y el número dos de las FARC, Raúl Reyes.

“Pero no será una respuesta de guerra, de violencia”, puntualizó el mandatario, quien incluso amenazó a Bogotá con retirar a las tropas de la convulsa frontera común, cuyo control está ahora a cargo de unos 11.000 uniformados ecuatorianos.

La comprobación de la muerte del ecuatoriano Franklin Aisalla en la incursión caldeó el conflicto, que Correa había dado por superado la semana pasada, tras una declaración de rechazo a la acción militar, emitida por los cancilleres reunidos en la OEA.

El presidente colombiano, Alvaro Uribe, había previamente pedido perdón en el marco del Grupo de Rio en Santo Domingo y se había comprometido a evitar nuevas incursiones en sus vecinos.

Correa asimismo calificó de insolente la postura de Bogotá de “considerar legítima una incursión en un país extranjero para perseguir y atentar contra lo que ellos llaman terroristas”.

“Mientras sigan insistiendo en esas posturas no podremos reanudar relaciones diplomáticas con un gobierno de esa naturaleza”, anotó al insistir en su rechazo al bombardeo contra las FARC en la selva de la Amazonia ecuatoriana.

A su vez, tildó de “peligro para la paz de la región” y “guerrerista” al ministro de Defensa de Colombia, Juan Manuel Santos, quien -según dijo Correa- afirma que la incursión “fue una acción legítima y que está bien muerto el ecuatoriano (Franklin Aisalla) porque estaba con las FARC en un nido terrorista”.

“Independientemente de lo que haya sido (el ecuatoriano Aisalla) no podía ser asesinado por fuerzas extranjeras en suelo ecuatoriano, tenía que ser juzgado por las leyes ecuatorianas. Somos un país soberano y sabremos responder a la insolencia”, enfatizó.

El mandatario dijo que “sabremos seguir las acciones por la muerte del compañero Aisalla” y expresó su total apoyo a la familia de la víctima para emprender reclamos a nivel nacional e internacional por ese “asesinato”.

El cadáver de Aisalla había sido llevado junto al de Reyes por los uniformados colombianos a Bogotá, siendo repatriado el jueves para ser sepultado el sábado por sus padres.

Correa admitió que Aisalla había sido investigado por los servicios de Inteligencia de Ecuador por vinculaciones con la guerrilla rebelde.

“Parece que era compañero sentimental de una integrante de las FARC (la colombiana Nubia Calderón, considerada representante internacional de ese grupo en Ecuador), aunque eso no lo hace guerrillero, no lo hace miembro de las FARC”, manifestó.

You must be logged in to post a comment Login