Culmina conmemoración de asesinato de arzobispo Romero en El Salvador

SAN SALVADOR (AFP) – La Iglesia católica de El Salvador culminó este sábado la conmemoración del 28º aniversario del asesinato del arzobispo Oscar Arnulfo Romero, cometido por escuadrones de la muerte ultraderechistas y cuyo proceso de canonización se encuentra en Roma.

Los actos conmemorativos que se iniciaron el lunes culminan en la noche del sábado con una procesión de feligreses y miembros de la Fundación Romero desde la plaza El Salvador del Mundo en el sector oeste de la ciudad hasta llegar a la céntrica catedral, donde el obispo de San Pedro Sula, Honduras, Romulo Emiliani oficiará una misa.

Defensor de una iglesia con opción preferencial por los pobres y por denunciar la injusticia social y la represión militar vigente en El Salvador, Romero fue asesinado al atardecer del 24 de marzo de 1980 por un francotirador contratado por la ultraderecha, que le disparó cuando oficiaba misa en el hospital de cancerosos la Divina Providencia, en el noroeste de San Salvador.

Una comisión de La Verdad, creada por la ONU, en 1993 culpó como autor intelectual del asesinato de Romero al mayor del ejército Roberto D’Aubuisson.

El sacerdote belga Rogelio Poncelle, durante una jornada de reflexión, destacó la transformación que tuvo el arzobispo Romero, que inicialmente era conservador, pero que ante la realidad de represión “una vez que tuvo claro quién era el agresor y quién el agredido, se convirtió en la voz de los sin voz”.

“Algo que llama la atención es que a medida que pasa el tiempo, la presencia de monseñor Romero en la sociedad salvadoreña se hace cada vez más inocultable”, consignó la Universidad Centroamericana (UCA, jesuita), en un editorial de su semanario Proceso.

“El fervor por el arzobispo mártir es creciente, al igual que es creciente el interés por conocer su pensamiento y su praxis pastoral, así como el contexto en que ese pensamiento y esa praxis cobraron vida”, subrayó la UCA.

“Obviamente, nada de esto (recuerdo masivo de Romero) estaba en los planes de sus asesinos y sus auspiciadores desde el poder económico. Creyeron que una vez muerto, monseñor Romero no sólo dejaría de desafiar a los poderosos, sino que dejaría de ser un referente de dignificación para los salvadoreños. Cuánto se equivocaron”, enfatizó el análisis universitario.

La causa para beatificar a Romero se inició a nivel local el 24 de marzo de 1994 y luego en 1996 pasó a Roma, donde el expediente se encuentra demorado en la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe a la espera de pasar a la Congregación para la causa de los Santos.

El 28 aniversario del asesinato de Romero, también fue destacado por el diario del Vaticano, L’Osservatore Romano, que el pasado jueves dedicó dos amplios artículos sobre la figura del arzobispo en la que defendió su beatificiación como mártir de la Iglesia.

You must be logged in to post a comment Login