Corey Stewart critica a jefe de Policía por reunión con cónsul mexicano

El presidente de la Junta de Supervisores del Condado de Prince William, Corey Stewart, criticó al jefe de la policía por participar el jueves en una reunión comunitaria en Woodbridge, Virginia, con el cónsul mexicano sobre la nueva autoridad policial en asuntos de inmigración.

Stewart cuestionó al jefe de la Policía de ese condado, Charlie Deane, por reunirse con “funcionarios gubernamentales extranjeros” en referencia al cónsul mexicano en Washington, Enrique Escorza, informó el sábado el diario The Washington Post.

Stewart, principal impulsor de una nueva ley que entró en efecto a principios de marzo y que da a la policía local poderes federales de inmigración, consideró ese encuentro como “una violación a la soberanía” de Estados Unidos.

El diario indicó que la disputa se agudizó cuando Stewart envió una lista de preguntas a Deane para que responda si había notificado al Departamento de Estado sobre la reunión y que reporte sobre su comunicación con Escorza.

Sin embargo, Deane no envío las respuestas ni canceló la reunión la cual comenzó poco después de las 7 de la noche y se prolongó hasta pasadas las 9 de de la noche debido a las preguntas de numerosas familias sobre la implementación de la nueva ley.

Deane dijo a The Washington Post que las reuniones forman parte de una campaña de información sobre la nueva ley, como se lo indicó la Junta de Supervisores del condado, y que “no se trata de una renegociación del (tratado comercial) NAFTA”.

El año pasado Stewart bloqueó un intento del gobierno mexicano de enviar una delegación de derechos humanos al condado tras la aprobación de la resolución pese a las protestas de grupos defensores de los inmigrantes.

Las preocupaciones de Stewart sobre la reunión de Deane con Escorza parece que ya se disiparon.

“No había razón para no ir, porque era consistente con otros encuentros que se han realizado”, dijo al diario capitalino la ejecutiva asistente del condado, Susan Roltsch.

Escepticismo de la comunidad

Durante la reunión comunitaria del jueves pasado a la cual no asistió Stewart, muchos asistentes expresaron su preocupación por el impacto de la nueva ley que permite que la policía pida documentos a personas detenidas por cualquier tipo de infracción.

Deane reiteró que se protegerán a las víctimas y testigos de delitos sin considerar su situación legal, pero activistas y familias inmigrantes advirtieron sobre abusos potenciales de la policía por la apariencia o el acento al hablar el inglés de los detenidos.

El jefe de la policía pidió a la comunidad que deje de lado temores que los oficiales los arresten por el idioma o su grupo étnico, cuando realizan labores de rutina como manejar sin licencia o cometer alguna infracción.

La salvadoreña Lourdes Chávez, de 23 años, quien fue con su pequeño hijo a la reunión, admitió que tiene “un poco de miedo” y expresó su esperanza de que “ojalá quiten la ley y las cosas sean normal como antes”.

La abogada mexicana Zuraya Tapia destacó la disposición al diálogo por parte de la policía que se ve forzada aplicar una ley que ellos no apoyaron, sino los políticos que en las reuniones comunitarias “no han dado la cara”.

El sacerdote católico Donald Planty, de la parroquia Sagrada Familia en Dale City, resaltó también una reunión reciente del jefe de la Policía con miembros de su iglesia, en su mayoría hispanos, para informar sobre la nueva ley.

“Estamos defendiendo los derechos de los hispanos y colaborando con las autoridades para una buena comunicación”, dijo Planty, quien calificó la política de acercamiento comunitario de Deane como “equilibrada y sencilla”.

Piden que los consulados “den la cara”

También hubo elogios entre algunos asistentes por la iniciativa del consulado mexicano de promover el diálogo comunitario, aunque uno de ellos, el hondureño Jorge Mármol, lamentó la ausencia de su cónsul.

“Me siento enojado porque los hondureños no fuimos representados. ¿Por qué (el consul

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login