La SIP condena a Venezuela, pero sin dialogar con el gobierno

CARACAS (AFP) – Tres condenas contra Venezuela, el país anfitrión, por violaciones a la libertad de prensa e información se incluyeron este domingo en las resoluciones de la reunión de medio año de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), sin que la organización lograra entablar un diálogo con el gobierno.

“En Venezuela, el presidente Hugo Chávez y varios de sus ministros continuaron con su actitud hostil hacia la prensa y los periodistas. (La televisora) RCTV fue cerrada el año pasado y últimamente han aumentado las amenazas contra (el canal de TV) Globovisión”, se indicó en las conclusiones del informe sobre libertad de prensa en las Américas aprobado en asamblea.

“Desafortunadamente, todos los esfuerzos de la SIP para abrir canales de comunicación con el gobierno de Venezuela fueron infructuosos, no sólo para la realización de esta reunión, sino en intentos y misiones anteriores”, se agregó en el pliego final.

Chávez denunció el jueves una agenda preestablecida de la SIP contra su gobierno y anticipó la condena por violaciones a la libertad de prensa.

Las condenas contra Venezuela denuncian “constantes amenazas y atropellos” contra la prensa, radio y TV; la no renovación de la concesión a la televisora RCTV y la confiscación de sus equipos, y el “acoso” contra los medios opositores.

Gonzalo Marroquín, quien preside la comisión de libertad de expresión de la SIP, puntualizó que “no decimos que no exista libertad de prensa, lo que decimos es que se está restringiendo constantemente”.

Este domingo, el gobierno venezolano publicó en los principales diarios privados un aviso que dice: “Así habrá libertad de expresión en Venezuela que usted está leyendo este periódico”.

Durante el debate para aprobar el informe, los asociados venezolanos, al contrario de algunos de sus pares de otros países, insistieron en utilizar la palabra “régimen” para referirse al gobierno de Chávez, en un intento por marcar su carácter “autocrático” y “autoritario”.

La propuesta fue discutida ampliamente y al final se decidió utilizar el término “gobierno”.

La SIP eligió la capital venezolana como sede de su reunión de medio año como una señal de apoyo a los medios privados opositores de ese país que el gobierno acusa de “golpistas” e invitó al presidente Hugo Chávez a inaugurarla.

Chávez no atendió la invitación y desafió la celebración de la asamblea con un ciclo paralelo de conferencias sobre “terrorismo mediático”.

En su programa dominical de radio y TV “Aló, Presidente”, Chávez sostuvo que “el terrorismo mediático es un mal mundial, los dueños de los medios de comunicación son los ricos del mundo, que muchos han pasado al nivel del fascismo y el terrorismo”.

El foro contra el “terrorismo mediático” se desarrolló a unos 200 metros del hotel que alojó la asamblea de la SIP, pero sus organizadores aseguraron que no fue su objetivo contraponerse a esa reunión.

“Coincidió que la SIP hizo su reunión aquí en Venezuela, y también que los representates de la SIP están en las filas de los que promueven el terrorismo mediático”, dijo a la AFP Freddy Fernández, director de la agencia oficial de noticias de Venezuela ABN.

Fernández explicó el hecho de que no haya habido ningún contacto entre su foro y la asamblea de la SIP diciendo que “nosotros quisimos hacer un evento entre periodistas, aquello era una reunión de propietarios de medios”.

Previa a la asamblea de medio año de la SIP celebrada este fin de semana en la capital venezolana, la organización había realizado 11 misiones de observación a Venezuela durante los 9 años del gobierno de Hugo Chávez.

La Sociedad Interamericana de Prensa agrupa a los dueños de cerca de 2.000 medios de comunicación de Estados Unidos y América Latina.

You must be logged in to post a comment Login