Buscan en Colombia a interlocutor de FARC para liberar a Betancourt

BOGOTA (AFP) – La comunicación con las FARC para la liberación de Ingrid Betancourt se dificulta por la ausencia de un interlocutor de la guerrilla, tras la muerte de Raúl Reyes, en momentos en que Francia se dispone a hacer lo necesario y crecen versiones de que la política está muy grave.

Según el dirigente comunista colombiano Carlos Lozano, la liberación de la política colombo francesa Ingrid Betancourt se ha dificultado por la ausencia de un interlocultor en las FARC, como era Reyes, el número dos de esa guerrilla abatido el primero de marzo por tropas colombianas en Ecuador.

“Hay un gran problema (a la liberación de Betancourt) y es de comunicación. El referente era Raúl Reyes y todos los caminos conducían a él. Ahora, llegar a ellos no es tan fácil. Estamos en esa dificultad pues hoy no hay ninguna persona asignada (por las FARC) para una interlocución”, señaló Lozano.

Lozano, líder del Partido Comunista colombiano y director de su órgano de divulgación ‘Voz’, dijo en declaraciones a la privada radio Caracol que confía en que la política plagiada el 23 de febrero de 2002, se encuentra viva.

“Yo tengo el convencimiento que está viva. No puedo decir que tenga una prueba fehaciente de vida de Ingrid pero creo que se mantiene viva. Algo se está moviendo y todo el mundo está trabajando para su liberación. Su liberación es una decisión que deben tomar rápidamente las FARC”, concluyó.

El hecho coincidió con nuevas versiones sobre el estado de salud de la política. Según informes de inteligencia militar, citadas por Caracol, Betancourt se encuentra muy grave, se niega a consumir alimentos y medicinas y los rebeldes amenazan a quienes den detalles de su presencia allí.

Según el informe, Betancourt padece de vómito y diarrea y por su grave estado de salud, recientemente le fue suministrada Atropina, una droga para la insuficiencia cardiaca.

En un recorrido por una zona selvática del sur de Colombia, donde según versiones, Betancourt fue vista recientemente, la AFP indagó versiones de pobladores.

Las versiones se resumen en dos episodios: uno, que Betancourt fue sacada de la selva y llevada a tres puestos de salud en febrero ante complicaciones por hepatitis B y leishmaniasis; el otro, que un campesino estuvo en contacto con ella el 23 de marzo y le tocó la mano.

De ambas informaciones da fe el padre Manuel Mancera, párroco de La Libertad, una aldea del municipio de El Retorno (450 km al sureste de Bogotá), quien asegura que la política franco-colombiana fue atendida en el poblado de El Capricho durante una noche entre el 15 y el 20 de febrero.

Mancera sostiene que los guerrilleros llegaron hasta ese caserío de la capital, San José, porque en los otros no había medicinas. “Iban vestidos de civil”, cuenta, y añade que la dirigente ya no estaría en un campamento sino en una finca de la zona.

Entretanto, Francia se declaró este lunes dispuesta a examinar “cualquier fórmula que pueda facilitar una solución” en la crisis de los rehenes en Colombia, entre los cuales está la franco-colombiana Ingrid Betancourt, incluso la de recibir a miembros de la guerrilla de las FARC.

“Plenamente comprometida a favor de una solución humanitaria global en la cuestión de los rehenes, Francia está dispuesta a examinar cualquier fórmula propicia a facilitar una solución”, declaró a la prensa la portavoz del ministerio francés de Relaciones Exteriores, Pascale Andreani.

“Así, estaría dispuesta a recibir a miembros de las FARC que podrían ser liberados en el marco de tal solución humanitaria”, agregó.

El primer ministro François Fillon afirmó el domingo que Francia estaba dispuesta para recibir a “militantes de las FARC” para acelerar el proceso de liberación de la rehén, en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde hace seis años.

You must be logged in to post a comment Login