Desaceleración de economía afecta remesas en Nicaragua y El Salvador

Prevé Nicaragua inminente tendencia a la baja en remesas familiares

Por Sonia González

Managua.- La desaceleración de la economía de Estados Unidos provocará que las remesas que recibe Nicaragua, por entre 750 y mil millones de dólares, registren una sensible tendencia a la baja, estimaron expertos.

Estados Unidos es el primer país emisor de remesas monetarias familiares, ya que según datos oficiales, 62 por ciento de los ingresos por ese concepto procede de ese país.

El economista Néstor Avendaño aseguró a Notimex que “en el peor de los casos”, ante la desaceleración de la economía en Estados Unidos las remesas familiares en este país centroamericano sufrirán una reducción.

Se estima que 40 por ciento de las familias nicaraguenses, cerca de 1.2 millones de personas, recibe dinero del exterior que destinan al consumo y actividades básicas; entre ellas se cuenta una cantidad importante de campesinos que las reciben como único ingreso.

Para miles de familias de escasos recursos en el campo, las remesas han significado un aporte mayor que les ha permitido a madres, padres, esposos e hijos sobrevivir a la crisis económica.

Las remesas en Nicaragua constituyen un flujo mayor que la cooperación externa, de unos 500 millones de dólares anuales, y que la Inversión Extranjera Directa, calculada en unos 250 millones de dólares anuales, expresó Avendaño.

En una buena parte de comunidades rurales, los hombres han abandonado los hogares con rumbo a Costa Rica, Estados Unidos y el resto de países centroamericanos en busca de oportunidades de empleo.

Avendaño recordó que en Estados Unidos el sector de la construcción, que emplea a más del 12 por ciento de los inmigrantes nicaraguenses, ha sido el sector más golpeado por la crisis financiera y por consiguiente registra una importante pérdida de empleos.

Debido a esta situación, apuntó, es preocupante una tendencia hacia la baja en el flujo de envíos de dinero de nicaraguenses en territorio estadunidense a sus familias en el país centroamericano.

El Banco Central de Nicaragua es más optimista en sus proyecciones para 2008 y espera captar unos 800 millones de dólares, cifra superior a los 740 millones que ingresaron en 2007.

Francisco Mayorga, ex presidente del Banco Central en los años 90, consideró que la migración laboral continuará hacia los países centroamericanos y sólo será frenada si el agro nicaraguense se moderniza y los salarios son competitivos.

Entre 800 mil y un millón de nicaraguenses han salido en oleadas desde los años 80 por razones políticas y económicas.

La ilegalidad en Estados Unidos de miles de connacionales hace más incierto el futuro laboral de los inmigrantes y corren el riesgo de la expulsión o deportación.

Golpea crisis económica de EU remesas familiares salvadoreñas

Por Arely Muñoz

San Salvador.- El Salvador sufre una reducción en la recepción de remesas familiares monetarias, como efecto de la desaceleración económica en Estados Unidos, aunque la emigración de nacionales a ese país sigue imparable, afirmaron analistas.

Expertos en el tema dijeron a Notimex que aunque se ha complicado la situación económica estadunidense, aún es “la mejor opción” para los salvadoreños, quienes pese a los riesgos viajan en busca de mayores recursos que aseguren su bienestar.

No obstante, también compartieron la tesis de que, de mantenerse las estrictas medidas de control migratorio estadunidense, la situación para los salvadoreños será más difícil que las consecuencias de una eventual recesión económica.

Carlos Acevedo, economista y uno de los coordinadores del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), señaló que las remesas que envían cerca de 2.3 millones de salvadoreños desde Estados Unidos muestran una tendencia a la baja desde hace un año y medio.

Las remesas siguen en aumento, pero a tasas cada vez menores, precisó el especialista, quien agregó que en los últimos meses, las tasas anualizadas crecieron entre 1.0 y 2.0 por ciento, “cuando hace un año y medio crecían casi un 18 por ciento”.

“Hasta el momento no se reporta que las remesas hayan caído en valores absolutos, pero su tasa de crecimiento ha disminuido y ese es un claro efecto de la desaceleración económica de Estados Unidos y del alza del desempleo en general y del hispano en particular”, dijo.

Mientras la actividad económica siga con una tendencia negativa o esté en recesión, como estiman algunos analistas, el dinero que envían los compatriotas se verá afectado, explicó el economista.

Agregó que los controles migratorios estadunidenses influirán también para que los envíos de dinero no sólo se desaceleren, sino que disminuyan.

Según el experto del PNUD, los salvadoreños enfrentarán la imposibilidad de obtener una licencia de trabajo o rentar una casa si no regulan su situación migratoria, lo cual les cerrará posibilidades de trabajar y por consiguiente, dificultará el envío de dinero.

“Si ese tipo de medidas se mantiene, a largo plazo pueden ser mucho más contraproducentes para el envío de remesas a países como El Salvador, aún cuando Estados Unidos saliera de la recesión y recuperara su actividad normal”, opinó.

A juicio de Acevedo, los indocumentados sin trabajo podrían retornar al país y eso afectará el flujo de remesas de manera “más importante que la recesión, que sería en todo caso un factor más coyuntural”.

Por largos años, el dinero enviado desde el exterior ha mantenido a flote la débil economía salvadoreña.

Para febrero de este año, El Salvador recibió 573.8 millones de dólares, informó el Banco Central de Reserva (BCR).

En 2007, el país captó un poco más de tres mil millones 600 mil dólares en remesas familiares, cifra superior al presupuesto general de la nación que se destinó para este año.

Sandra Guevara, asesora de la Consultoría en Inmigración y Negocios Salvadoreño-Americana (Coinsal) comentó que sin duda, el impacto de la desaceleración estadunidense ha sido menor que el bajo crecimiento de las remesas familiares.

A criterio de la consultora, los compatriotas envían menos dinero ante la falta de empleo y el rigor del control migratorio, lo cual sin embargo no desalienta el flujo migratorio.

“Las ganas de irse de la gente siempre está, porque para bien o para mal, y así Estados Unidos tuvieran una recesión, para un salvadoreño siempre hay mejores condiciones que aquí. Es una verdad”, opinó.

Añadió que al llegar a Estados Unidos, muchos se enfrentan con la “cruda y dura” realidad de no encontrar trabajo.

Agregó que además, cada vez es más difícil obtener una residencia, un permiso de trabajo o una vivienda, sin embargo, “eso no importa porque la gente siempre se está yendo de manera ilegal o indocumentada”, enfatizó la especialista de Coinsal.

Para Guevara, El Salvador vive una situación económica y de violencia insostenible y para muchos, aunque las cosas estén difíciles en Estados Unidos, prefieren ese país.

Según la experta, “desafortunadamente la migración ilegal sigue creciendo debido a que la población cada vez tiene menos para sus cosas más elementales como el alimento y ese descontento se observa en las múltiples marchas que se realizan en este país.

Coinsal registra un promedio de entre 40 y 50 personas que piden asesoría diaria para instalarse en Estados Unidos, aunque muchos no logran su objetivo por la cantidad de requisitos que se exigen.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login