Ingrid Betancourt fue vista con vida hace una semana

EL RETORNO, Colombia (AFP) – Ingrid Betancourt, rehén de la guerrilla de las FARC desde hace seis años, fue vista con vida hace una semana en el municipio selvático de El Retorno (sureste), aunque en precarias condiciones de salud, según testimonios relatados a la AFP.

La versión fue obtenida por residentes del departamento de Guaviare, que a condición de anonimato confiaron detalles del encuentro entre un campesino y la ex candidata presidencial colombiana, que también tiene nacionalidad francesa.

Según ellos, el contacto se produjo el 23 de marzo en la zona rural de El Retorno (450 km al sureste de Bogotá), justo en la semana en que circularon rumores de prensa sobre la muerte de la política.

“Fue el domingo, él me contó a comienzos de semana. Manifiesta que le tocó la mano y que intentó animarla porque estaba muy deprimida”, dijo una de las fuentes.

Añadió que, según el testimonio, la ex candidata presidencial colombiana, de 46 años, “está muy mal, triste, como sin ganas de vivir”. También que se la ve “muy pálida, muy delgada, porque al parecer no quiere comer”, y en actitud de postración.

Aunque el campesino procuró alentarla, Betancourt se mantuvo en silencio y esbozó una sonrisa. “Le dijo ‘anímese, tranquila’, pero ella sólo sonrió y no respondió nada”, sostuvo otro morador.

“Hasta donde yo sé está con vida”, subrayó ese testigo, precisando que el contacto ocurrió “hacia la medianoche” y que los guerrilleros le confirmaron al hombre que era la rehén a quien las FARC exigen canjear -junto con al menos otros 38 cautivos- por 500 de sus prisioneros.

“El la reconoció por las imágenes que ha visto en televisión”, en particular las de un video grabado el 24 de octubre -difundido un mes de después- que junto con una carta constituyeron la primera fe de vida de Betancourt en los últimos cuatro años, anotó.

En esa cinta, la ex senadora, que imprimió a su carrera política un tono aguerrido, aparece silenciosa, delgada y con gesto lánguido, evitando siempre mirar a la cámara.

Las fuentes señalaron que durante el encuentro los rebeldes se mantuvieron a distancia, al parecer por pedido de Betancourt que quería estar sola. Asimismo, dijeron ignorar por qué la guerrilla le permitió al labriego acercarse.

“No sé cómo accedió, ni sé cuál es la relación de esta persona con las FARC. Supongo que es la de una persona que vive en una zona de conflicto y está obligada a convivir con varias fuerzas”. Sin embargo, “él está preocupado porque con todo esto se le puede complicar la vida”, dijo otro lugareño.

Esta versión había sido comentada en términos similares por el padre Manuel Mancera, párroco de La Libertad -una aldea de El Retorno-, quien sostiene que Betancourt fue asistida en puestos de salud de ese municipio y de la vecina San José, capital de Guaviare, durante febrero.

Las informaciones sobre la presencia de la secuestrada fuera de la espesura selvática y su delicada salud -afectada por hepatitis B y leishmaniasis- han generado angustia entre los familiares y llevado al gobierno colombiano ha realizar nuevas movidas para el canje.

Guaviare fue escenario de la liberación unilateral de seis rehenes de la guerrilla marxista entre el 10 de enero y el 27 de febrero.

You must be logged in to post a comment Login