Gilberto Gil en Londres, acompañado sólo por su guitarra y su voz

LONDRES (AFP) – Acompañado sólo por una guitarra acústica y su voz, el músico y ministro de Cultura de Brasil, Gilberto Gil, ofreció en Londres sambas, bossa novas, afoxés y sambas-reggae, y habló de fútbol y un poco de política ante un público rendido que lo recibió y despidió de pie.

En un concierto el lunes por la noche en el centro Barbican, uno de los principales escenarios de Londres, el cantautor brasileño, de 66 años, hipnotizó a la sala con temas de su álbum “Gil Luminoso” (2007), que se caracteriza por su minimalismo y espiritualidad, y con canciones nuevas.

Con las rastas recogidas en una coleta, Gil calentó la sala con la samba carioca “Aquele Abraço” y conversó con el público sobre los ritmos que les ofreció, como el afoxé de Bahía y el bailao del nordeste brasileño.

“Sé que este concierto se llama Solo. Pero por favor, den la bienvenida a mi hijo, Ben Gil, en la guitarra”, pidió al público el músico, quien está a cargo del Ministerio de Cultura de Brasil desde el 2003.

Habló también un poco de fútbol. “Los brasileños y el fútbol, no hay escapatoria”, dijo el compositor bahiano, a quien se le diagnosticó recientemente un pólipo en sus cuerdas vocales.

Con su voz tan especial, Gil interpretó también varios temas en inglés, entre ellos una versión de “When I am 64”, de Paul McCartney, y “No woman no cry”, del jamaiquino Bob Marley, que el compositor bahiano ha dicho marcó su carrera a fuego.

El compositor admitió que era difícil mezclar la política y la música. “Pero el presidente Lula (da Silva) es gentil conmigo, me deja dedicarme a la música dos meses al año”, dijo el fundador en los años 60, con Caetano Veloso, María Bethana y Gal Costa, del movimiento Tropicalia, que renovó la música y las artes brasileñas.

También tocó nuevos temas de su próximo álbum, que saldrá a la venta en junio, como “Despedida de Solteira”, y contó que está “logrando dedicar más tiempo a la escritura”, lo que arrancó los aplausos de la sala.

En una entrevista el martes con la radiocadena británica BBC, Gil explicó que la música que ofreció en su concierto “es distinta” que la que ha ofrecido en otras giras, porque no incluye una banda, y también porque es más íntima, más sencilla.

“Aquella es una música más bulliciosa y dinámica, incluye generalmente una banda. Esta es una música más callada, más suave”, explicó Gil a la BBC.

“Es más sencilla, sólo yo y la guitarra”, agregó Gil, indicando que en sus canciones trata siempre diferentes temas, como el de “relaciones amorosas, búsquedas existenciales, política, filosofía, ciencia, tecnología”.

En la entrevista, Gil enfatizó la importancia de la cultura y del arte para cambiar las cosas, sin desestimar el poder de la política.

“Diría que alrededor de un 80% de mi tiempo y energía lo consagro al ministerio de Cultura y un 20% a mi música”, dijo Gil, que admitió que no era fácil mezclar las dos cosas.

Ante el comentario de que “no es muy convencional” que un ministro de Cultura ofrezca conciertos, Gil recalcó que “el gobierno de Lula no es convencional”.

La sala tampoco pareció serlo, poniéndose de pie y bailando a sus ritmos suaves y cadenciosos y obligándolo con sus aplausos a una reprise.

Su amigo, el cantautor Caetano Veloso, dijo en una ocasión: “Gil cree en Dios. Yo creo en Gil”. Una declaración de amor con la que el público londinense pareció de acuerdo.

You must be logged in to post a comment Login