La crisis hipotecaria y los sinsabores de un mexicano

Por José Romero Mata

Los Angeles.- Mario García, un inmigrante mexicano en Estados Unidos, que durante el auge del sector inmobiliario en 2005 llegó a acumular 25 mil dólares en un mes, ha visto cómo la desaceleración económica engulle poco a poco su patrimonio.

Llegado a California a los 16 años con unos familiares, García, nacido en Tenancingo, estado de México, estudió la Highschool (preparatoria) e ingresó en un curso de cinematografía, pero el deseo de mejorar sus ingresos lo empujó a los bienes raíces en 2004.

“En ese tiempo estaba bien fuerte el ?boom? de las ventas de propiedades, y ahí muchos latinos recomendaban que si te querías enriquecer, la opción estaba en ser vendedor y tramitador de préstamos para venta y compra de vivienda”, recordó.

“Mi mejor momento se dio en 2005; en uno de sus meses gané unos 25 mil dólares por comisiones, y ahí sentí que no me había equivocado de decisión, y por eso meses después, junto con un amigo, creamos una compañía de bienes raíces”, evoca.

La pequeña empresa, con siete empleados que reciben sueldo por comisiones, fue creada con los ahorros de García. Ahora es una más de las firmas del sector que se ha desplomado en la peor crisis en las últimas dos décadas.

“Debemos dos meses de renta y esperamos que el negocio resurja de nuestro trabajo, en el que paradójicamente, estamos ayudando cada mes a unos cien clientes para refinanciar (sus créditos) y que no pierdan sus propiedades”, resaltó.

Los nubarrones empezaron hace más de un año, cuando las ventas de vivienda empezaron a decaer, y desde hace unos meses sólo ha habido operaciones de refinanciamiento, explicó.

“No hemos cerrado por misericordia de Dios. Nuestro sueño es pesadilla, pero seguimos aferrados a que esto va a durar (sólo) unos meses más; sentimos que podremos aguantar un poco más así, porque confiamos que será cíclico”, indicó.

“En muchas ocasiones, podíamos ganar en comisiones entre cuatro y cinco mil dólares por transacción, pero todo variaba dependiendo del porcentaje en el precio de la vivienda”, precisó.

“Los peores meses empezaron a llegar desde hace ya más de un año. Desde diciembre del año pasado no se ganaba nada de comisiones, y lo poquito que se conseguía sólo ha servido para sobrevivir”, lamentó.

“Ahora no sólo tengo problemas en la renta de mil 700 (dólares) mensuales, sino también ya desde hace un año no envío dinero a mi familia. Ellos se la están viendo negras allá en México, y ayudándose como pueden”, manifestó.

A pesar de las cautas esperanzas de García, investigadores de la Universidad del Sur de California (USC) estiman que es posible que los precios de las viviendas se encuentren en medio de una caída a largo plazo.

Expertos en el sector inmobiliario consideran que la crisis inmobiliaria del país se prolongará hasta muy entrado el año 2009.

Pero a pesar de que Mario considera que se enfrenta a un “negro panorama”, descarta regresar a México.

“No tiene caso, quizás podría regresar pero no por estas razones económicas, así que permaneceré aquí por un poco más. Sé que esto se compondrá”, expresó.

Narró que entre la gente de Real Estate (bienes raíces) es común escuchar historias de despilfarro.

“Tengo amigos que manejaban carrazos Porsche y BMW, y muchos se dieron vida de ricos y no previnieron una caída en el mercado”.

“Tengo otro amigo que compró varias casas y en ellas invirtió todos sus ahorros. Las compró en 550 mil dólares y puso 150 mil dólares de enganche. Con el desplome las casas ahora están en 400 mil”, ejemplificó.

“Sus ahorros se le esfumaron y ha empezado a perder sus casas, porque le es imposible seguir pagando mensualidades de cuatro mil o cinco mil dólares, lo vi desesperado la ultima ocasión”, indicó.

“Este amigo, que le gustaba andar bien vestido y gastar en restaurantes de lujo, ha aceptado trabajar hasta de mesero con un sueldo por hora, y aceptando trabajos de construcción o lo que le caiga”, aña

You must be logged in to post a comment Login