Permite nueva tecnología alemana ahorrar y controlar energía

Por Olga Borobio

Berlín.- La instalación de contadores de electricidad digitales permitirá en el futuro que los consumidores ahorren energía y reduzcan los costos de las compañías energéticas, según muestra un proyecto piloto en Alemania.

Estos contadores serán suministrados por la firma alemana Yello Strom a sus clientes a partir del otoño de 2008, para hacer más controlable el consumo de la energía y permitir su ahorro, aseguró el director de negocio de la firma, Martin Vesper.

Los consumidores podrán tener un aparato que les permitirá controlar en cada momento por Internet el consumo de energía de sus hogares y saber así, por ejemplo, cuántos kilovatios por hora están gastando al ver la televisión.

Asimismo, tendrán la posibilidad de detectar el consumo energético oculto y planificar un consumo energético más eficiente, aseguró la firma alemana. En el proyecto piloto en marcha, algunas familias lograron reducir su consumo en torno al 10 por ciento.

No sólo Yello Strom aboga por este nuevo sistema. La central de consumidores alemana confirmó las ventajas de los contadores para los clientes como para los suministradores y alabó el impulso de esta tecnología por parte de las empresas energéticas.

Además de que los clientes se benefician, las compañías suministradoras podrán ahorrar gastos considerables porque gracias al lector a distancia no necesitarán contratar a trabajadores que se dediquen a la lectura de los contadores casa por casa.

La digitalización permitirá controlar el consumo de forma más exacta y en intervalos más reducidos, así como nuevos servicios, como por ejemplo la forma de pago.

Los expertos afirman que además el sistema puede mejorar la planificación sobre cómo integrar mejor energías renovables en la red de suministro.

Las ventajas ofrecidas por este nuevo sistema han hecho que otras firmas germanas muestren también su interés en el sistema e incluso ya hayan realizado proyectos piloto de este tipo.

RWE, por ejemplo, comenzará a mediados de año una prueba con clientes en Muhlheim, a las orillas del río Ruhr, instalando en 100 mil hogares contadores digitales, con una inversión de 20 millones de euros. La empresa cuenta con una introducción del sistema al mercado a partir de 2010.

El equipamiento es muy sencillo: los viejos contadores se retiran y se sustituyen por los electrónicos, considerablemente más pequeños.

Los dispositivos digitales muestran la cantidad de energía consumida de forma electrónica y pueden ser transmitidos por teléfono o Internet directamente al suministrador energético.

Dentro de la casa, los clientes pueden acceder a la red del contador mediante su ordenador. Un software especial visualiza el consumo de forma que el consumidor pueda observar cómo el consumo aumenta o se reduce con el encendido o apagado de cada aparato del hogar.

En el futuro será también posible controlar el consumo individual de cada aparato: para ello en la televisión, lavadora o la cocina se instalará un chip que medirá su consumo individual.

El coste aproximado para dotar a todos los hogares alemanes de este sistema podría costar alrededor de seis mil millones de euros, calculan los expertos, aunque aún está en el aire quién asumirá estos costos.

Los conocedores del sector auguran que los costos serán compartidos por consumidores y empresas.

Mientras tanto continúan las investigaciones, ya que los fabricantes de contadores electrónicos trabajan en su desarrollo y los grupos energéticos en nuevas aplicaciones.

Trianel European Energy Trading sondea en Aquisgrán una cooperación con las centrales de la ciudad para aplicar una gerencia energética completa e integrada, en el proyecto “Smart Watts” (vatios inteligentes).

Esta ofrecería otros datos, como el precio o la fuente de producción energética, además de posibilitar una optimización de la oferta y la demanda, y el ahorro de recursos. El Ministerio de Economía de Alemania premió el proyecto con una subvención d

You must be logged in to post a comment Login