El historiador de La Habana califica de “profundos” los cambios en Cuba

LA HABANA (AFP) – Eusebio Leal, destacado intelectual e historiador de La Habana, aplaudió los cambios “profundos” en Cuba y llamó a construir “el nuevo destino” en el respeto a la “singularidad” personal, durante un discurso que estremeció al congreso de intelectuales que sesiona en la capital cubana.

“Cada día las noticias que nos llegan son alentadoras, y no es como dicen nuestros mortales enemigos (Estados Unidos), un tema cosmético”, dijo Leal con respecto a las transformaciones en la isla, ante los casi 400 delegados del VII Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Interrumpido por atronadores y prolongados aplausos, Leal, de 65 años y locuacidad proverbial, afirmó que “se están tocando cosas tan profundas” como “la justicia para los campesinos, los hombres de la tierra”.

En las últimas semanas, el Gobierno de Raúl Castro, en el poder desde febrero, cuando su hermano Fidel declinó la reelección por limitaciones de salud, comenzó un reparto masivo de tierras estatales en usufructo, otorgó créditos, dictó medidas de descentralización y subió los precios pagados a los productores.

Por otra parte, liberó la venta de equipos electrónicos restringidos, la contratación de celulares y autos de turismo, así como autorizó el hospedaje en hoteles.

“Todos estamos esperanzado”, dijo Leal, “porque el país, efectivamente, asume que lo que hasta ayer no fue conveniente o prudente, hoy es necesario”, añadió en referencia a esas medidas.

Leal tendió puentes en todas las direcciones: política, racial, sexual y de emigración, buscando la unidad de los que defienden la nación: “Cuba es así, y el que trate de modificarla separándola, dividiéndola y convirtiéndola en extrañas representaciones, pone a Cuba sin el legado de Martí”.

Al hablar de Raúl Castro lo nombró como “el general-presidente”, y recordó que esa dualidad fue una figura muy común durante las guerras de independencia contra la corona española, en el siglo XIX.

Sobre el líder Fidel Castro, convaleciente hace 20 meses de una grave crisis intestinal que lo separó definitivamente del Gobierno, Leal “le envío un mensaje de gratitud”.

“Quisiera ser un bastón como el de Eneas para sostener a aquel que, con su obra, abrió la posibilidad de la nuestra”, dijo.

Sobre la Cuba actual, el historiador afirmó que “no me avergüenzo de lo que estamos haciendo; al contrario, creo que lo que estamos haciendo es lo correcto”.

“Quiero a cualquier otra mujer o a cualquier otro cubano que haya contribuido de veras, sin apartarse jamás -óiganlo bien- de lo que es la defensa de esta tierra por tanto tiempo asediada”, proclamó.

Señaló que “yo no me avergüenzo de los que están fuera (en el extranjero), porque mis hijos están fuera, y jamás me avergonzaré de mi condición de padre, ni jamás les quitaré a ellos el nombre de cubanos -ellos decidieron su camino- siempre y cuando no hagan armas contra la patria que los vio nacer o levanten su mano contra el que les dio nombre, ¡siempre y cuando!”.

“Preparémonos para el nuevo destino de nuestro país”, dijo Leal, pero exigió respeto a las singularidades de las personas.

Que se respete “al campesino que trabaja”, que no digan nunca “ahí va un negrito”, que no digan nunca más “ahí va un homosexual”, o, “como estamos en una república literaria y es muy español, ‘un maricón'”, dijo.

“Ya que tanto hemos luchado por la libertad, que se respete nuestra singularidad. Eso es lo que hemos logrado en esta reunión, y por eso hemos llegado hasta aquí”, añadió.

El Congreso de la UNEAC finalizará este viernes luego de tres días de intensos debates.

You must be logged in to post a comment Login