Epidemia de dengue desnudó el caótico estado de los hospitales de Rio

RIO DE JANEIRO (AFP) – La epidemia de dengue que desde enero causó 67 muertos, la mayoría pobres, desnudó el calamitoso estado de los hospitales públicos de Rio de Janeiro en donde faltan médicos y las filas para atenderse son interminables.

El secretario de Salud, Sergio Cortes, pidió esta semana a los demás estados brasileños el envío de 150 pediatras, epidemiólogos y médicos clínicos para trabajar en los desbordados hospitales de Rio.

Diversas embajadas, entre ellas las de Estados Unidos y Francia, alertan en sus sitios de internet sobre los riesgos de contraer dengue en Rio y aconsejan cómo protegerse de esa epidemia que es la más grave sufrida en el estado.

El dengue, que es contagiado por el mosquito “Aedes aegypti”, provoca fiebre, dolor de cabeza y en las articulaciones y rápidamente puede convertirse en hemorrágico con lo cual se torna letal. Esta epidemia está castigando a los niños: de los 67 muertos, 32 tienen menos de 13 años.

La enfermedad se propaga rápidamente en las zonas más pobres en las que la falta de alcantarillado favorece la proliferación del mosquito.

Cortes dijo que Rio de Janeiro podría pedir ayuda a Cuba si este domingo llega a la conclusión de que siguen faltando médicos.

En 1987, un equipo de médicos cubanos ayudó a los cariocas enfrentar una epidemia de dengue y mostró cómo movilizar a la población para combatir los focos de propagación del mosquito, recordó el doctor Rivaldo da Cunha de la secretaría de Salud.

Esos procedimientos fueron aplicados en Niterói, municipio vecino a Rio de Janeiro, que no registró más que un millar de casos de dengue y ninguna muerte.

Más de 1.200 soldados fueron movilizados e instalaron tres hospitales de campaña para dar los primeros auxilios a los enfermos.

A pesar de ese tardío despliegue, las salas de urgencia de los hospitales siguen sobrecargadas. Algunos enfermos dijeron haber esperado 28 horas antes de ser hospitalizados.

La justicia federal de Rio de Janeiro ordenó el miércoles que los centros médicos trabajen los 7 días las 24 horas so pena de multas.

Sin embargo, el secretario municipal de Salud, Jacob Kligerman, dijo que “por el momento” no hay cómo hacer frente a esa obligación.

Según el Consejo Regional de Medicina (Cemerj) Rio dispone del mayor contingente de médicos después de Brasilia: 44.980 (entre ellos 7.000 pediatras) de los cuales un tercio trabaja, al menos a tiempo parcial, en servicios públicos.

Según la municipalidad, hay un déficit de 500 médicos en Rio de Janeiro que, incluida su zona metropolitana, tiene 10 millones de habitantes.

Según la presidenta del Cemerj, Marcia Araujo, ese déficit se explica por los bajos salarios del sector público. El 62% de los médicos que ingresan a trabajar a la red estatal, dejan de trabajar allí y se van a centros médicos privados, dijo Araujo.

La justicia también ordenó a las autoridades pagar la atención de enfermos en centros privados en caso de no poder tratarlos en los hospitales públicos. Según la jueza de Rio que dictó esa sentencia, las autoridades fueron “negligentes” en la prevención de la epidemia.

You must be logged in to post a comment Login