Francia envió avión a Bogotá para socorrer rehenes, FARC descarta liberación

BOGOTA (AFP) – Un misión de Francia, que envió el jueves un avión con equipo médico a Bogotá para socorrer a la rehén colombo-francesa Ingrid Betancourt, quedó al borde del fracaso por la negativa de las FARC a realizar nuevas liberaciones o gestos humanitarios, si no es mediante un canje.

“Sólo como consecuencia de un canje de prisioneros saldrán libres quienes están cautivos en nuestros campamentos”, advirtió el llamado canciller de esa guerrilla, Rodrigo Granda, en un texto que publica la Agencia Bolivariana de Prensa en internet.

El documento, que se refiere ampliamente a la muerte del número dos de las FARC, Raúl Reyes, en un operativo colombiano en Ecuador, agrega que “no es admisible que nos pidan más gestos de paz”.

La guerrilla exige para negociar el canje que el gobierno desmilitarice unos 800 km2 en el suroeste del país y que los excarcelados puedan regresar a las filas insurgentes.

El alto comisionado de paz Luis Carlos Restrepo, en una entrevista publicada este jueves por la revista Cambio advirtió que “bajo ninguna circunstancia este gobierno va a entregarle, así sea por 24 horas, la vida y los bienes de unos ciudadanos a un grupo armado ilegal”.

El avión Falcon 50 enviado por Francia con equipo médico, permanece desde la madrugada del jueves en el aeropuerto militar de Catam de Bogotá, listo para viajar a las selvas del sureste del país.

En esa zona las FARC habían entregado entre enero y febrero a seis rehenes en un gesto unilateral al presidente venezolano Hugo Chávez.

En la noche del jueves en Caracas Chávez anunció su disposición de “ir a buscar a Ingrid” junto con su homólogo francés Nicolas Sarkozy, a quien le sugirió buscar el apoyo de Washington.

Antes del pronunciamiento firmado por Granda, a quien Bogotá excarceló en junio por solicitud de Sarkozy, la agencia Anncol, que difunde información de esa guerrilla, también había descalificado el plan de París y tildó de ingenuo al mandatario francés.

En Bucarest, al margen de la cumbre de la OTAN, Sarkozy se mostró hermético respecto a los detalles de su iniciativa.

El gobierno colombiano había anticipado su visto bueno a la operación diseñada por Sarkozy ante las insistentes versiones de que la salud de Betancourt, de 46 años y secuestrada desde 2002, es muy grave.

El presidente Alvaro Uribe, quien se reunió el jueves con los embajadores de Francia, España y Suiza, ratificó a la televisión francesa que su gobierno no ha confirmado los informes sobre la salud de Betancourt.

El miércoles, el hijo de Betancourt, Lorenzo Delloye, había advertido que su madre emprendió una huelga de hambre y “corre hacia la muerte”, en un “último combate” por su liberación.

Betancourt forma parte de un grupo de al menos 39 secuestrados que las FARC, proponen canjear por 500 insurgentes presos en cárceles colombianas y dos en Estados Unidos y que incluye además a tres estadounidenses, tres políticos y decenas de militares y policías colombianos.

Entre esos tres políticos se encuentra el ex congresista Oscar Tulio Lizcano, de quien el jueves se conoció un video como prueba de supervivencia.

Lizcano, quien lleva más de siete años en poder de las FARC, pidió a Chávez que saque a los secuestrados de la jungla “porque nos estamos pudriendo”.

En la calurosa San José del Guaviare, de 65.000 habitantes y a 400 km al sureste de Bogotá, todo estaba dispuesto para recibir a la misión médica.

“Tenemos toda la infraestructura lista para el comienzo de la misión”, señaló Oscar López, gobernador de Guaviare, región selvática de más de 42.000 km, en donde campesinos testimoniaron que vieron recientemente a Betancourt, muy deprimida y aquejada por hepatitis B y leishmaniasis.

Uribe también se reunió el jueves en Bogotá con su homólogo de Eslovenia y presidente de la Unión Europea, Danilo Türk, quien pidó a las FARC “cooperar (…) y ayudar a salvar vidas”.

Este viernes está prevista

You must be logged in to post a comment Login