Países amigos buscan diálogo en Bolivia que la Iglesia considera imposible

LA PAZ (AFP) – El grupo de países amigos -conformado por Brasil, Argentina y Colombia- busca un diálogo en Bolivia entre el oficialismo y la oposición para desactivar la crisis política, mientras que la Iglesia Católica, activa también en la mediación, considera “imposible” el diálogo en las circunstancias actuales.

El canciller argentino, Jorge Taiana, y el vicecanciller colombiano, Camilo Reyes, participan desde el jueves en reuniones con líderes del oficialismo y la oposición para evaluar la disposición de los actores bolivianos a participar en un proceso de consenso para zanjar la grave crisis que arrastra el país desde el año pasado.

A estas labores se tenía prevista la incorporación este viernes del ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim, para apuntalar la labor realizada hasta ahora en ese proceso por su embajador en La Paz, Frederico Cézar de Araujo.

Los delegados del grupo de países amigos ya se reunieron con el presidente Evo Morales, con el presidente del Senado, el opositor Oscar Ortiz, con el cardenal Julio Terrazas -quien también gestiona aparte un diálogo- y con los líderes de la oposición de Santa Cruz, el prefecto Rubén Costas y el dirigente cívico, el rico empresario en oleaginosas Branko Marinkovic.

El canciller Taiana dijo que “tenemos la mejor disposición para ver en qué medida podemos contribuir al establecimiento del diálogo y un mejor encuentro entre los bolivianos”, en medio de una de las peores crisis durante el gobierno de Evo Morales desde 2006.

Sin embargo, el papel concreto de los tres países sigue siendo difuso. El senador opositor, Tito Hoz de Vila, quien también se reunió con los diplomáticos, dijo que “ni ellos mismos saben qué llamarse: si facilitadores, mediadores o amigos de Bolivia”.

Acotó que el grupo de países “va a definir su rol a medida que vaya conversando con las partes y que de ninguna manera van a interferir en los asuntos internos de Bolivia”.

Las gestiones brasileñas, argentinas y colombianas vienen a complementar un primer sondeo realizado por el representante de la Organización de Estados Americanos (OEA), el ex canciller argentino Dante Caputo, quien también se reunió el martes y miércoles con oficialistas y opositores con similares objetivos, aunque sin resultados concretos.

La Iglesia Católica, el tercer facilitador del diálogo, también busca apaciguar los espíritus todavía indomables de oficialistas y opositores, enfrentados por la nueva Constitución de corte indígena y los estatutos de gobiernos autónomos de tendencia liberal que apuntalan seis de las nueve regiones del país.

Sin embargo, el cardenal Julio Terrazas, máximo jerarca católico boliviano, deslizó el jueves su pesimismo para aproximar a los bandos en conflicto.

“Es imposible facilitar el diálogo, mientras vemos campear aún la desconfianza recíproca, las presiones y la violencia”, afirmó el prelado, aunque a renglón seguido acotó que la Iglesia no cesará en sus esfuerzos pacificadores.

Pese a los tortuosas gestiones por generar espacios de consenso y el pesimismo eclesiástico, el nuevo vocero del gobierno, Iván Canelas, dijo que “yo confío en el diálogo, creo que vamos a entrar al diálogo, desechando o erradicando cualquier vestigio de violencia”.

You must be logged in to post a comment Login