Bachelet presenta en Londres la cara amable del progresismo latinoamericano

LONDRES (AFP) – La presidenta chilena, Michelle Bachelet, ha presentado la cara amable del progresismo latinoamericano, durante una visita oficial a Londres en la que abogó por el diálogo y rechazó “la crispación” y la “beligerancia política”.

La mandataria chilena se mostró combativa, reclamando la reducción de las grandes desigualdades en América Latina, denunciando la corrupción y llamando al fortalecimiento de las instituciones democráticas y del estado de derecho en la región.

Chile y América Latina “no pueden permitirse un Estado débil” si quieren avanzar en la democratización y desarrollo con justicia social, advirtió la presidenta chilena, durante su visita oficial de tres días a la capital británica, que concluyó el sábado.

En sus intervenciones en la reunión de líderes de centroizquierda en la que participó, Bachelet insistió en multiplicar esfuerzos para combatir la pobreza y la exclusión que afecta a cientos de millones de personas en el mundo, y a cooperar para luchar contra el cambio climático.

Dejó claro que cualquier gobierno que se considere progresista debe dar prioridad a estos combates, y a la lucha contra el cambio climático.

Pero siempre señaló que los grandes desafíos que deben afrontar la región, y el planeta, requieren diálogo político y acciones e instituciones multilaterales, por cuya reforma abogó, para que sean más democráticas e inclusivas.

Bachelet insistió en la necesidad del diálogo político en una conferencia en la London School of Economics, en la que la mandataria chilena criticó “la crispación” política que hace que los contrincantes políticos sean tratados como enemigos.

“Hemos visto a veces en América Latina una lucha ideológica y política beligerante, y eso resulta muy destructivo”, advirtió Bachelet en esa conferencia, en la que respondió también, con humor y amabilidad, a preguntas del público, compuesto por estudiantes y académicos.

La presidenta enfatizó en la importancia de superar esos comportamientos políticamente beligerantes, que hacen que se identifique al que no piense igual como “el enemigo”.

“Puedes estar con una persona que no piensa como tú, que es tu adversario político, pero no es tu enemigo”, recalcó, recordando lo que pasó en Chile, cuando los opositores fueron considerados enemigos del Estado.

Bachelet subrayó que Chile ha aprendido a desarrollar una “amistad cívica”, aunque reconoció que, por momentos, ese civismo queda olvidado.

“Esa clase de clima no es bueno para la democracia”, advirtió Bachelet, que regresa el domingo a Chile, tras una visita en la que selló con el primer ministro británico Gordon Brown la voluntad de los dos países de fortalecer las relaciones bilaterales, además de ser recibida por la reina Isabel en su castillo de Windsor.

You must be logged in to post a comment Login