Condenan a prisión a apropiadores de hija de desaparecidos en Argentina

BUENOS AIRES (AFP) – La Justicia argentina condenó este viernes a 7 y 8 años de prisión a una pareja que se apropió de una hija de desaparecidos en la dictadura (1976-1983) y a 10 años al militar que la arrancó de brazos de su madre, en un proceso inédito iniciado por la propia víctima.

“Es un juicio histórico porque los tres acusados han sido condenados por los delitos de ocultación y por todo lo que sufrió María Eugenia”, afirmó el abogado de la querella, Tomás Ojea Quintana, a la salida del Tribunal.

La demanda fue presentada por María Eugenia Sampallo Barragán, de 30 años, hija de un matrimonio de militantes de izquierda que fue prisionero del régimen dictatorial en centros clandestinos y que aún está desaparecido.

Un examen de ADN reveló en 2001 la identidad de Sampallo Barragán, que fue engañada por la pareja que la apropió y que la anotó como propia en los registros.

El Tribunal Federal Oral Número 5 condenó a siete años de cárcel a María Cristina Gómez Pinto (60 años) y a ocho años a Osvaldo Rivas (65) por “retención y ocultamiento de un menor”.

Fue condenado además a 10 años de prisión, el ex capitán del Ejército José Berthier (60), por ser coautor y cómplice del mismo delito.

Berthier fue quien se apoderó de María Eugenia después de que Mirta Mabel Barragán dio a luz en 1978 en una maternidad clandestina.

Mirta Barragán y su marido, Leonardo Rubén Sampallo, estaban en aquel momento detenidos y siguen desaparecidos, como otros 30.000 opositores, según organismos de derechos humanos.

Vestida con una camisa negra y un pantalón rojo y tomando permanentes notas en su computadora portátil, María Eugenia escuchó el fallo leído por el presidente del tribunal, Guillermo Gordo, en la sala de audiencias, a pocos metros de donde estaban sentados los acusados.

Tras la sentencia, María Eugenia se abrazó con su abogado y con una sonrisa en los labios, besó a su abuela materna Azucena de Barragán, una mujer de 80 años que se desplaza en silla de ruedas y que fue testigo en el proceso, sin mirar a los acusados.

Esquiva a la prensa, la joven se limitó a decir a la AFP que “las palabras de mi abogado son las mías”, y evitó enfrentarse con las cámaras.

“Con este juicio, Eugenia busca que las cosas se llamen como son, por eso se habla de apropiadores y no de adopción”, había declarado a la AFP Ojea Quintana.

El tribunal ordenó además la destrucción del documento de identidad que estaba a nombre de Eugenia Violeta Rivas, ratificando la verdadera identidad de María Eugenia Sampallo Barragán.

El abogado dijo tras la sentencia que “el balance es positivo. María Eugenia está conforme, después de siete años que inició el proceso es un éxito que los hayan condenados.

“Creemos que la condena fue poca, que estos delitos merecen condenas mucho mayores”, advirtió el abogado había pedido 25 años de prisión para los inculpados, al igual que la fiscalía.

El abogado anticipó que apelará el monto de la condena.

La querella había pedido que se contemple en el fallo que el delito se enmarcó en una “práctica sistemática” de la dictadura.

La pareja apropiadora, que apelará la condena, , no hizo declaraciones.

Ambos permanecerán en libertad hasta que quede firme la sentencia.

Berthier regresó a un cuartel militar donde cumple prisión preventiva desde hace cinco años y siete meses.

Su abogado, Alejandro Macedo, dijo a la AFP que pedirá que se le dé por cumplida la condena al computarse doble el tiempo de cárcel sin condena firme.

La secretaría de Derechos Humanos consideró en un comunicado que “las penas que se aplicaron a los imputados no reflejan la magnitud de los crímenes cometidos”.

Destacó, no obstante, que con el juicio “ha quedado en claro el accionar del terrorismo de Estado que se apropiaba de los niños como si se tratara de un botín de guerra”.

“Estoy decepcionada por la condena. A los que roba

You must be logged in to post a comment Login