Energía renovable es desafío para América Latina señalan en asamblea del BID

MIAMI (AFP) – El desarrollo sustentado en fuentes renovables de energía es un desafío que debe abordar América Latina, coincidieron este sábado expertos, banqueros y políticos en el marco de la asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que se celebra en Miami.

En el segundo día de la asamblea anual del organismo financiero multilateral, dedicado en su mayoría al cambio climático, México presentó además su propuesta para crear un fondo para combatir las emisiones de efecto invernadero mediante aportaciones económicas de los países miembro.

La jornada contó con la participación del científico mexicano Mario Molina, ganador del premio Nobel de Química en 1995 por sus trabajos sobre la capa de ozono.

“Es indispensable que empecemos a usar energías renovables”, expresó Molina en conferencia de prensa.

Molina indicó que “ya existe toda una serie de medidas potenciales (de desarrollo limpio) que revisten un beneficio económico”, pero la falta de recursos hace a veces difícil su implementación en la región.

El científico expresó que América Latina y el Caribe tienen el desafío de “cambiar a esas tecnologías de manera que no sea una limitación al desarrollo económico”.

La región debería apuntar al desarrollo con mayor eficiencia energética, opinó. Y en este sentido, son fundamentales las “colaboraciones con los países desarrollados para que haya transferencia de tecnología” para acceso a formas más limpias de energía.

El presidente del BID, Luis Alberto Moreno, destacó por su parte el “dilema” que enfrentan los países latinoamericanos, necesitados de aumentar el consumo de energía para impulsar su desarrollo, energía cuyo uso es “ampliamente responsable por un incremento en las emisiones de gas de efecto invernadero”.

Moreno señaló que América Latina y el Caribe aumentarán su consumo de energía en 75% para el año 2030, una cifra que requerirá inversiones del orden de los 1,6 billones de dólares.

Solo en la próxima década, América Latina y el Caribe “requerirán aumentar su capacidad instalada (para generación de energía) en 50%”, detalló.

El titular del BID también destacó el “desafío” que el aumento del precio del petróleo supone para los 16 países de la región que son importadores netos de petróleo.

“El incremento de los costos del carburante, no solo lesiona sus finanzas, sino que también aumenta los costos de producción y debilita la competitividad de la región”, señaló.

Moreno también alertó de una caída en los niveles de productividad de los yacimientos de los países productores de carburantes.

El titular del BID se declaró no obstante optimista porque la región genera actualmente 24,8% de su electricidad a partir de fuentes renovables de energía y podría llegar a una cifra de 47% en 2030, y también por el desarrollo que los biocombustibles tienen en la región de la mano sobre todo de Brasil.

Durante un seminario en el marco de la asamblea, México promovió la creación de un fondo en metálico para combatir el cambio climático y las emisiones de efecto invernadero, que según el secretario mexicano de Medio Ambiente, Juan Elvira Quesada, ha recibido el apoyo de Centroamérica y de varias naciones del Caribe.

La propuesta, explicó el ministro en conferencia de prensa, es crear un fondo común que recibiría aportaciones económicas en función de dos parámetros: las emisiones de gases de cada país a la atmósfera medidas per cápita, y el producto interno bruto (PIB) también considerado per cápita.

El dinero se destinaría a “proyectos sectoriales”, explicó.

El ministro mexicano indicó que se trata de “un fondo complementario, no sustitutivo del protocolo de Kyoto” sobre emisiones de gases de efecto invernadero.

Según Molina, que acompañó al ministro en la rueda de prensa, se trata de ponerle “un precio” a las emisiones de efecto invernadero y utilizar el dinero disponible para hacer más eficiente el desarrollo industrial.

You must be logged in to post a comment Login