Chofer y paparazzi fueron culpables de la muerte de Diana, dictaminó jurado

LONDRES (AFP) – Los culpables de la muerte de la princesa Diana de Gales y a su novio Dodi Al Fayed, en agosto de 1997 en París, son el chofer del coche en que viajaban y los fotógrafos que los perseguían, decidió el lunes el jurado, tras una larga y costosa indagación judicial en Londres.

Después de deliberar durante cuatro días, el jurado dictaminó, por una mayoría de nueve a dos, que la muerte de la princesa de 36 años y de Dodi, de 42, fue un “homicidio” causado por la “negligencia” de su chófer, Henri Paul, y de los fotógrafos que los perseguían en coches y motos.

Paul conducía demasiado rápido y en estado de ebriedad, lo que fue una de las causas de que el Mercedes se estrellara contra una columna de un túnel del puente de Alma, concluyó el jurado, tras la indagación en el Alto Tribunal de Londres que duró seis meses y costó alrededor de 20 millones de dólares.

Tras escuchar a unos 250 testigos, los once miembros del jurado pasaron juntos 23 horas y 45 minutos – esparcidos en cuatro días -, antes de anunciar que estaban listos para dictar la sentencia.

El jurado decidió también que otro factor que contribuyó a la muerte de Diana y Dodi es que ninguno de ellos llevaba puesto los cinturones de seguridad.

El juez Scott Baker, encargado de la indagación, había dado al jurado cinco opciones de veredicto, ninguna de las cuales incluía la de que la muerte de la pareja fue un asesinato.

El jurado optó por la sentencia más grave, que equivale a una acusación de homicidio involuntario.

El juez había descartado, en su sumario, las teorías del padre de Dodi, Mohammed Al Fayed, que está convencido que Diana y su hijo fueron víctimas de un complot para matarlos urdido por miembros de la familia real británica.

El fallo del jurado coincide con el resultado de las investigaciones llevadas a cabo por las policías francesa y británica, que concluyeron que la muerte de la pareja fue resultado de un accidente causado por exceso de velocidad y porque el conductor, que también murió esa madrugada en el puente del Alma de París, estaba ebrio.

Pero la sentencia no sepultará del todo las teorías de que la princesa Diana y Dodi fueron víctimas de una conspiración.

“Creo en mi corazón que (la muerte de Diana y Dodi) no fue un accidente”, declaró tras el veredicto Al Fayed, quien movió cielo y tierra para lograr que se realizara esta indagación pública para aclarar las circunstancias de la muerte de la pareja.

El multimillonario de origen egipcio, que es propietario de los lujosos almacenes Harrods, se dijo “decepcionado” por el veredicto.

“Diana predijo que sería asesinada, y dijo cómo lan iban a matar, así que estoy decepcionado”, dijo Al Fayed, en una declaración leída por su vocera frente al Alto Tribunal.

Pero “lo más importante es que el jurado concluyó que (la muerte de Diana y Dodi) fue un asesinato”, insistió Al Fayed, antes de dejar la corte.

Pero el juez fue tajante al rechazar su versión de que “Diana fue asesinada por los servicios secretos por orden del duque de Edimburgo”, el esposo de la reina Isabel, para evitar una boda de la princesa, madre del futuro rey británico, con un musulmán.

En cambio, los hijos de Diana, el príncipe Guillermo de Inglaterra y su hermano Harry, difundieron este lunes un comunicado afirmando que están de “acuerdo” con el veredicto judicial sobre la muerte de su madre.

“Estamos de acuerdo con su veredicto, y estamos profundamente agradecidos a cada uno de ustedes (los miembros del jurado) por la resignación que mostraron en aceptar una perturbación tan significativa de sus vidas en los últimos seis meses”, afirma el comunicado.

Ninguna de las opciones dadas por el juez al jurado incluía por eso cualquier sugerencia de que la pareja fue víctima de una conspiración.

El jurado podía optar por una sentencia de homicidio involuntario, o de que la muerte había sido un accidente, o por un veredicto abierto si una mayoría del jurado estimaba que las pruebas eran insuficientes para alcanzar una conclusión.

El ex jefe de Scotland Yard, Lord John Stevens, que dirigió la investigación oficial británica, afirmó tras el fallo que esperaba que la sentencia pondría fin a las teorías de que el accidente fue resultado de una conspiración.

“Espero que la sentencia pondrá fin a las teorías (que surgieron) tras este trágico incidente y que se dejará descansar en paz a las personas que murieron” esa madrugada en París, declaró Stevens.

You must be logged in to post a comment Login