El secuestro y el exilio son protagonistas en obra de periodistas colombianos

El exilio a partir del secuestro es el nudo central en la crónica de la periodista colombiana, residente en Washington Luisa Fernanda Montero sobre la historia del ex político colombiano Julián Hoyos, hermano del padre José Eugenio Hoyos.

En momentos en que como nunca Colombia se debate entre la guerra y la paz y el destino de las decenas de secuestrados por las FARC depende de tan pocas voluntades políticas para forjar un acuerdo humanitario, llega una obra imprescindible para entender ese fenómeno que desde principios de los 80 ha asolado a la nación sudamericana.

Se trata de Crónicas del secuestro (Ediciones B), un compendio de 10 crónicas periodísticas sobre secuestros ocurridos en Colombia, que ha tenido una gran acogida en ese país, tras su lanzamiento en la Feria Internacional del Libro de Bogotá el año pasado.

La serie narra los secuestros de conocidas personalidades de la política colombiana, como el del hoy vicepresidente, Francisco Santos, el del canciller Fernando Araujo y los del gobernador de Antioquia, Guillermo Gaviria, y su ex ministro de Defensa Gilberto Echeverri.

Pero Crónicas del secuestro tiene, a su modo, un componente también washingtoniano, y es la historia de Julián Hoyos (hermano del sacerdote católico José Eugenio Hoyos), que en el libro aparece bajo el título Destierro del infierno, una crónica descarnada de su secuestro a manos de las FARC, narrada por la periodista colombiana Luisa Fernanda Montero, vecina de esta capital desde 1999.

Julián Hoyos vive hoy en Hyatsville, Maryland, y trabaja en La Asociación Interamericana de Desarrollo, una organización sin fines de lucro dedicada a la rehabilitación de jóvenes inmigrantes. En Colombia, llegó a ser diputado regional y gestor de paz. En marzo de 1999, fue secuestrado de su finca en el Valle del Cauca por el Frente 30 de las FARC, que lo mantuvo cautivo durante seis meses.

Con una prosa vibrante y mordaz, Montero nos embarca durante 24 páginas en una verdadera montaña rusa emocional por todo lo que vivió Hoyos en el secuestro, el drama del cautiverio, las peripecias de su familia para juntar el dinero del rescate, y el trauma posterior una vez liberado por sus captores.

“Atado de pies y manos, vendado, inutilizado, Julián inició el camino que lo llevaría primero a la selva, después al oprobio y más tarde al exilioâ€?.

Un poco a caballo entre el periodismo y la literatura, la crónica de Montero presenta giros narrativos, poco comúnes en los textos periodísticos de hoy en día, que nos retrotraen a la época de oro del periodismo colombiano, con cronistas excelsos como Ã?lvaro Cepeda Samudio, Arturo Alape y el propio García Márquez, quien le puso la piedra de toque a la narrativa sobre este flagelo con Noticia de un secuestro.

Destierro del infierno no es el simple reportaje de un secuestro; Montero va más allá y escarba hondo no sólo en el propio drama del secuestro, sino también en la “aridezâ€? del exilio, donde pone de manifiesto su penetrante visión del alma humana.

Así, la crónica se convierte, durante algunos pasajes, en ensayo, donde la autora se permite, a título personal, oportunas reflexiones sobre la emigración colombiana, el desarraigo y esa fractura expuesta de lo que ella llama “una patria lacerantemente trasplantadaâ€?.

“Los primeros meses son los más duros. Las sensaciones de impotencia se adaptan al tamaño de las imposibilidades, y los recuerdos de los que se quedaron caminan por todas partes, deambulan en las noches, se esconden en los rincones y se multiplican en los espejosâ€?, escribe Montero aludiendo al exilio.

La comunicadora no pierde de vista, empero, que se trata de un trabajo periodístico e incluye también interesantes revelaciones, como un diálogo sostenido en Washington entre el padre Hoyos y el presidente colombiano Alvaro Uribe sobre el intercambio humanitario, que no tiene desperdicio:

“’Yo no voy a negociar con criminales, ni con personas que hayan violado la ley’, le dijo Uribe, visiblement

You must be logged in to post a comment Login