Con lo mínimo, Barça y MU se aseguran el pasaje a semifinales

PARIS (AFP) – Con sendas victorias por 1-0, el FC Barcelona y el Manchester United se aseguraron, este miércoles, jugar entre sí una de las semifinales de la Champions League del fútbol europeo.

El Barça tuvo muchas dificultades en el Camp Nou para ganarle 1-0 al Schalke 04 alemán (ida: 1-0). El gol de la tranquilidad lo anotó el marfileño Yaya Touré al filo del descanso (43).

De entrada, los “blaugrana” se vieron sorprendidos por la velocidad y la presión del equipo alemán, que tuvo algunas ocasiones de gol.

La zaga del Barça tuvo muchos problemas para contener los contragolpes del Schalke, con las entradas de Jermaine Jones y Gerald Asamoah por la derecha, mientras por el centro Kevin Kuranyi, omnipresente, era una auténtica pesadilla para los pupilos de Frank Rijkaard.

Sin éxito, Xavi Hernández y Andrés Iniesta intentaron crear juego en busca de los delanteros Thierry Henry, Bojan Krkic y Samuel Eto’o.

El cansancio, que empezó a hacer mella en los alemanes, permitió poco a poco a los locales ir asentándose más en el terreno de juego y tomar las riendas del encuentro, lo que se tradujo en el gol de Yaya Touré.

En una jugada iniciada por él mismo, tras varios rebotes y despejes, el balón le cayó al marfileño Touré que solo tuvo que empujarlo a las mallas (43).

El gol obró una transformación en el Barça que tras el descanso se mostró mucho más ofensivo y rápido, encerrando a los alemanes en su campo, los cuales tenían muchísimos más problemas para avanzar.

Los catalanes se hicieron definitivamente con el control del partido, aunque les faltó definición.

La victoria permite al Barça seguir en la carrera por el título en el que ha puesto todas sus esperanzas esta temporada, después que la Liga española se le haya puesto muy díficil.

El Barça se enfrentará en semifinales al Manchester United que eliminó a la Roma en Old Trafford (1-0).

Los “Red Devils”, a media máquina, no se exigieron a fondo gracias al 2-0 logrado a la ida en el estadio Olímpico romano.

Hace casi un año, la Roma había sido martirizada en Old Trafford (por 7-1). Esta vez, con la clasificación casi imposible, los italianos saltaron al campo de juego con el solo objetivo de salvar la honra.

En vísperas de un partido crucial por la Premier League, el sábado ante el Arsenal (3º) por la 34ª jornada, MU alineó un equipo “B”, dado que el serbio Nemanja Vidic está lesionado, y Wayne Rooney y el portugués Cristiano Ronaldo se quedaron en el banco de suplentes.

Esta situación, más la falta de del defensa Wesley Brown en el área al brasileño Mancini, que dio lugar a un tiro penal, parecían propiciar un triunfo italiano. Pero en la ejecución de la máxima pena De Rossi lanzó el balón a las nubes, como si no creyera en semejante regalo (minuto 30).

Antes y después hubo varias ocasiones, sobre todo para los locales, pero los arqueros Edwin Van der Sar y Doni estuvieron muy despiertos.

Un disparo cruzado del coreano Ji-sung Park (6), sendos cabezazos del argentino Carlos Tévez (7) y del propio Brown (10) llevaron peligro, y el arquero brasileño Doni se exigió en un mano a mano con Owen Hargreaves, un disparo del galés Ryan Giggs (17) y otro del también brasileño Anderson (24).

En el minuto 70, Owen Hargreaves desbordó por el ala derecha y centró al àrea pequeña donde Tévez se lanzó en “palomita” y cabeceó cruzado el balón a las redes, sobre la derecha de Doni, que nada pudo hacer para evitar la apertura del marcador y único gol del duelo. Y, otra vez más, MU siguió adelante a expensas de los romanos.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login