Muerte de Diana: Al Fayed abandona la batalla y acepta sentencia

LONDRES (AFP) – El multimillonario egipcio Mohammed Al Fayed tiró por fin la toalla, declarándose cansado tras la larga batalla que inició hace más de una década para demostrar que Diana de Gales y su hijo Dodi Al Fayed fueron víctimas de una conspiración urdida por la familia real británica.

El magnate indicó que había conversado con sus abogados tras la sentencia y que aún tenía opciones legales. Pero al final decidió “aceptar el veredicto, aunque con todas las dudas que siempre he tenido”, añadió Mohamed al Fayed.

“He tenido suficiente”, dijo Al Fayed al día siguiente de que un jurado culpara al chófer del vehículo y a los paparazzi por la muerte de la pareja, cuyo coche chocó contra un pilar de un túnel de París en agosto de 1997.

El dueño de los lujosos almacenes Harrods de Londres explicó que lo hacía por el bien de los hijos de la princesa, Guillermo y Enrique, quienes tras la decisión del jurado declararon que aceptaban la sentencia.

“Lo hago por el amor de los dos príncipes a su madre, que tomaron la decisión de cerrar el caso y aceptar el veredicto”, dijo Al Fayed, que mantuvo siempre que la muerte de Diana y Dodi fue ordenada a los servicios secretos británicos por el Duque de Edimburgo, esposo de la reina Isabel, para evitar que la princesa se casara con un musulmán.

Al Fayed dijo a la televisión ITV el martes por la noche que ya no iba a seguir con su batalla para que se reconociera “la verdad”.

“Soy un padre que ha perdido a su hijo y he hecho todo lo posible durante diez años para descubrir la verdad”, afirmó. Pero “ya no voy a seguir”, señaló.

Destacó sin embargo su agrado por el hecho de que el jurado dictaminara que la princesa Diana y su hijo Dodi no murieron en un accidente sino que su muerte fue “un homicidio”, “una muerte ilegal”.

“Eso me satisface porque recalca mi teoría de que Dodi y la princesa Diana fueron asesinados”, insistió, reiterando sin embargo que ya no tratará de obtener justicia en los tribunales.

“Dejaré el resto a Dios para conseguir mi venganza”, agregó el padre de Dodi.

El jurado culpó de la muerte de la princesa y de Dodi al chófer, Henri Paul, que manejaba ebrio el vehículo que se estrelló el 31 de agosto de 1997 contra una columna del puente del Alma, y a los fotógrafos que los perseguían en coches y motos.

Tras la muerte de su hijo y de Diana de Gales, Mohammed Al Fayed hizo todo lo posible para confirmar su teoría de que ambos fueron víctimas de una conspiración.

Pero el juez no dejó al jurado la opción de considerar un dictamen de conspiración ni de asesinato, considerando que “no había una pizca de prueba”.

Esta indagación para aclarar las circunstancias de la muerte de la princesa de Gales y de Dodi Al Fayed, con un costo estimado en unos 20 millones de dólares, fue una de las más exhaustivas jamás efectuadas en Gran Bretaña: el jurado dictó su fallo tras escuchar a unos 250 testigos durante la investigación que duró seis meses.

You must be logged in to post a comment Login