Recolectan familias mexicanas recursos para fianzas de inmigración

Chicago.- Las familias de siete mexicanos detenidos por las autoridades migratorias en Chicago iniciaron la recolección de fondos para pagar fianzas impuestas hasta por siete mil dólares, en una carrera a contrarreloj para evitar la deportación inmediata.

Apoyados por el sacerdote José Landaverde, de la Iglesia Misión de Nuestra Señora de Guadalupe, los familiares de los detenidos organizan varias actividades para reunir los fondos, como la kermés realizada el sábado pasado, aunque no con los resultados esperados.

“Se requiere un total de 20 mil dólares para cubrir todas las fianzas, y este sábado sólo logramos juntar mil 100 dólares”, recordó el padre Landaverde.

Aún se tienen previstas otras actividades de este tipo para el mismo fin.

Hasta el sábado pasado, el religioso prestaba a su apoyo a cinco familias, pero el domingo llegaron dos más a su iglesia -ubicada en el vecindario La Villita, en Chicago- para solicitar la misma ayuda.

De pagar la fianza, los detenidos tienen el derecho a permanecer en sus hogares con sus familias mientras se sigue un juicio que determinará si son deportados o no.

Sin embargo, el tiempo se agota, ya que solo tienen 30 días para cubrir la fianza o de lo contrario deberán firmar su deportación voluntaria.

En varios de estos casos, dijo Landaverde, hay posibilidades de que no sean deportados, porque tienen hijos nacidos en Estados Unidos de hasta 14 años, y al menos se puede conseguir una extensión del plazo.

“Y si no es el caso, por lo menos buscamos que se vaya del país con dignidad”, agregó el religioso, quien también se hace responsable de la manutención de los niños de estas familias.

“Las madres se están empleando en trabajos temporales, donde no ganan más allá de 40 dólares al día, y para darles de comer a su hijos he tenido que pedir ayuda a otras iglesias”, explicó.

La familia Mejía ha logrado juntar 700 dólares, pero aún le falta mucho para cubrir la fianza de cinco mil dólares impuesta al padre.

Por su parte, la familia León se ha dado a la tarea de reunir siete mil dólares para sacar a Luis, quien fue detenido el 14 de febrero pasado por la policía local, debido a una falta de tránsito.

Este padre de familia, ahora en proceso de deportación, tuvo como elemento en su contra el poseer en su historial una multa por conducir en estado de ebriedad hace un año.

Jesús Zamorano, tambien padre de familia, fue detenido el 6 de marzo pasado, cuando la policía local encontró un cartón de cerveza en el auto del amigo que le daba un aventón a su trabajo.

“Lo llevaron a la prisión del condado de McHenry, y le pusieron una fianza de siete mil dólares que no tengo”, comentó Elizabeth, la esposa del afectado y madre de seis hijos.

El padre Landaverde reiteró la necesidad de crear un fondo de defensa comunitario para atender estos casos, pero no encuentra respuesta entre los líderes de organizaciones proinmigrantes.

En la actualidad sólo cuenta con el apoyo desinteresado de la comunidad, y de algunos presentadores de radio que organizan con él las cinco ventas de comida (kermés) que tiene planeadas.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login