En Holanda, Lula niega vínculo entre carestía de alimentos y biocarburantes

LA HAYA, Holanda (AFP) – El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, rechazó el martes en una visita a Holanda que exista un vínculo entre el alza mundial de los precios de los alimentos y la producción de biocarburantes, de los cuales su país es el mayor exportador mundial.

“No me digan que los biocarburantes provocan el alza de los precios”, lanzó el presidente en una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro holandés Jan Peter Balkenende.

Brasil es el segundo productor mundial de biocombustible obtenido a partir de etanol, y la caña de azúcar utilizada para producirlo ocupa cada vez más tierras agrícolas del país.

Según algunos críticos, los cultivos de caña de azúcar para producir etanol se expanden en detrimento de las tierras destinadas a la alimentación de la población y hacen subir artificialmente los precios de los alimentos, que se tornan inasequibles para los más desposeídos.

“Hoy hay más gente que come. Los chinos comen, los indios comen, los brasileños comen (…) y la gente vive más”, explicó Da Silva, quien estimó que la mayor causante del alza de los precios es la cifra creciente de bocas a alimentar.

“Pido al mundo entero que produzca más” para satisfacer las necesidades alimentarias sin provocar inflación, añadió.

Lula parecía responder al primer ministro británico, Gordon Brown, quien llamó el jueves a los países del G8 (las siete naciones más industrializadas del mundo más Rusia) a examinar el impacto de la producción de biocombustibles en el precio creciente de los alimentos cuando se reúna en julio en Hokkaido (norte de Japón).

En una carta enviada a su homólogo japonés Yasuo Fukuda, que preside el G8, Brown pidió que durante su cumbre de julio establezca una estrategia para contrarrestar el incremento de los precios de los víveres.

“Hay un creciente consenso de que necesitamos examinar urgentemente el impacto en los precios de los alimentos de diferentes tipos de biocombustibles y su modo de producción, para garantizar que su uso sea responsable y sostenible”, afirmó Brown en la misiva.

El año pasado, la inflación en Brasil fue de 4,47%, la tasa más elevada desde 2005, pero la carne aumentó un 22%, el pan el 7,93% y el aceite de soja otro 7,58%.

Por otro lado, dos tercios de las exportaciones de Brasil en 2007 consistieron en productos agrícolas.

La producción de biocarburantes adquiere una importancia creciente en la economía de Brasil, y Lula mencionó en su reunión con el jefe de gobierno holandés “la intensificación de las discusiones sobre los biocarburantes”, y las “asociaciones” al respecto entre su país y Holanda, así como con otros países europeos.

“Tenemos un gran potencial en tanto que productor de etanol”, estimó el presidente de Brasil.

“Podemos servir de modelo de desarrollo (…) Podemos mostrar cómo los países emergentes pueden producir lo que los países ricos necesitan”, añadió al mencionar la demanda creciente de biocarburantes en Europa para luchar contra las amenazas al medio ambiente.

Brasil es el mayor exportador mundial de biocombustible a base de etanol y tiene previsto firmar el viernes un acuerdo con Holanda para aumentar la cooperación en biocarburantes.

Holanda es el mayor inversor extranjero en Brasil, donde colocó 8.100 millones de dólares (5.100 millones de euros) el año pasado. Sus importaciones de Brasil ascendieron a 8.800 millones de dólares, según cifras oficiales del gobierno de Lula.

Estados Unidos es el principal productor mundial de etanol con 28.000 millones de litros en 2007, seguido de Brasil con 22.000 millones. Estados Unidos elabora el combustible a partir del maíz y Brasil de la caña de azúcar.

You must be logged in to post a comment Login