Advierten sobre estallido social por carestía en El Salvador

Por Arely Muñoz

San Salvador.- Los salvadoreños iniciarán este sábado una jornada de protestas con marchas y concentraciones contra el alto costo de la vida, que según los organizadores podría provocar un estallido social.

Los organizadores de las protestas señalaron que la crisis económica se profundizará aún más el lunes próximo si las unidades del transporte público hacen efectiva la amenaza de incrementar de manera unilateral en cinco centavos de dólar el pasaje.

El secretario de la Asociación General de Empleados Públicos y Municipales (AGEPYM), William Huezo, dijo a Notimex que la situación se ha vuelto insostenible por las alzas en cascada en todos los alimentos básicos y por la perdida del poder adquisitivo.

Explicó que unas 40 organizaciones del país entre trabajadores, religiosos, amas de casa, estudiantes y otros sectores se han unido para hacer frente a la crisis que afecta a la población, debido al modelo neoliberal que aplican las autoridades.

Huezo indicó que la creación, la víspera, del Movimiento Popular por la Paz y Justicia Social (MPJS), que aglutina a los 40 grupos, surge en este difícil momento con el objetivo de buscar alternativas y propuestas a favor de la población a través del diálogo y la presión.

La manifestación saldrá este sábado de la capitalina Plaza Divino Salvador del Mundo “en el principio de una actividad de incidencia política en el país”, enfatizó el líder de AGEPYM y agregó que “en un momento determinado puede haber una huelga de brazos caídos”.

Precisó que también realizarán protestas en centros estratégicos económicos del país y otras actividades pacíficas.

En esta marcha “manifestaremos nuestro total repudio hacia el modelo económico y exigiremos medidas por lo menos preventivas que tiendan a bajar el alto costo de la vida y luego analizar qué modelo de país necesitan los salvadoreños”, recalcó.

Para Huezo es muy importante asegurar una política alimentaria, la cual no existe en el país.

La canasta básica, que tiene como dieta principal los frijoles, maíz blanco y arroz, ha aumentado en más del 37 por ciento en lo que va del año, de acuerdo con versiones periodísticas.

La harina de trigo para elaborar el pan subió de 26 a 56 dólares el saco de 25 libras (12 kilogramos), lo mismo que las demás materias primas para elaborar el producto, con lo que la población ha tenido que reducir su consumo, así como de las tortillas a base de maíz.

El más reciente golpe a los salvadoreños fue el alza en casi un dólar que aprobó el gobierno al gas propano, utilizado para cocinar, mientras las unidades de transporte de pasajeros se disponen a aumentar la tarifa del pasaje de 25 a 30 centavos de dólar.

Pese a que el gobierno busca alternativas a la crisis del transporte y ofrece algunas propuestas, que los empresarios califican poco viable, el dirigente del sector, Catalino Miranada, dijo: “de que vamos con el aumento, vamos” el próximo lunes.

Sin embargo, otros empresarios esperan que el Ejecutivo ofrezca otras soluciones, aunque estas deben incluir un aumento en la tarifa del transporte.

Las autoridades centrales han puesto en marcha algunas medidas para paliar la difícil situación del bolsillo de los salvadoreños, pero para la población esas disposiciones son mediáticas y poco eficaces.

La decisión del gobierno de adelantar un alza al salario mínimo del 3.0 por ciento que estaba previsto para noviembre próximo, ha sido considerado por el movimiento sindical y laboral como una “burla”, ya que el aumento mensual sería de 0.56 centavos de dólar.

El salario mínimo en este país centroamericano se ubica en 180 dólares para los obreros de la construcción y de 162 dólares para quienes laboran en la maquila y es menor para los trabajadores del campo.

El Centro para la Defensa del Consumidor (CDC) señalaba, antes de que se registrara la crisis, que una familia salvadoreña debería tener ingresos de al menos 600 dólares para lograr cubrir sólo la canasta básica alimentaria.

You must be logged in to post a comment Login