Nuevo descubrimiento en el Valle de los Reyes, en Egipto.

El Valle de los Reyes, en Luxor, Egipto, no deja de sorprender a los arqueólogos y ahora tocó el turno a la tumba del faraón Seti I, donde un grupo de especialistas realizó un importante hallazgo.

En información difundida a través de un comunicado en El Cairo, el ministro de Cultura del país norafricano, Faruk Hosni, preciso que se trata de un medallón y una estatuilla funeraria que podrían pertenecer al monarca que gobernó Egipto de 1294 a 1279 a.C.

Ambos vestigios fueron encontrados por la primera misión arqueológica egipcia, tras dos siglos de monopolio extranjero, en el corredor de la tumba de Seti I, ubicada en el complejo monumental del Valle de los Reyes, donde están enterrados algunos de los principales faraones egipcios.

La estatuilla es un figura “ushabti” de cuarcita, de las que se colocaban por centenares en las tumbas de los faraones para ayudarles en los trabajos manuales en su vida después de la muerte.

Mientras que el medallón es de forma ovalada con el jeroglífico del faraón, lo que permitía identificar al rey enterrado en la tumba.

Por su parte, el secretario general del Consejo de Antigüedades Egipcias, Zahi Hawas, añadió que también se hallaron en la cámara funeraria dos vasijas de arcilla y fragmentos de las pinturas que adornaban las paredes de la tumba.

Durante el proceso de limpieza de la cámara, los arqueólogos egipcios detectaron, además, que el pasillo mide 136 metros, y no 100 como en su momento lo describió el descubridor de la tumba, el italiano Giovanni Batista Belzoni (1778-1823).

La tumba es una de las más grandes del Valle de los Reyes y una de las más bellas. Fue descubierta el 16 de octubre de 1817 por Belzoni y su sarcófago es uno de los más hermosos hallados en Egipto, se encuentra actualmente en el Museo de Salt, en el Reino Unido.

Según datos históricos, Menmaatra Sethy, o Seti I, fue el segundo faraón de la dinastía XIX. Al igual que su padre, Ramsés I, fue militar cuyo nombre proviene de Seth, el dios de la guerra, de las armas y del ejército, al que sirvió como sacerdote antes de ser soldado.

En su primer año de gobierno, se lanzó a la temeraria conquista de Palestina, Siria y Fenicia, que habían logrado su independencia durante el reinado de Ajenatón o habían sido conquistadas por los temibles hititas, tradicionales enemigos de Egipto.

Las campañas de Seti por el sur de estos territorios fue un rotundo éxito, sin igual desde los tiempos de Thutmose III y Amenhotep II, pero no se atrevió a ir más al norte por el avance del dominio hitita.

La momia de Seti, una de las mejores conservadas, fue encontrada en 1881 en el escondrijo de Deir el-Bahari y permanece resguardada desde entonces en el Museo de El Cairo.

Los estudios realizados sobre la momia no arrojan luz sobre los motivos de su temprana muerte, aunque se cree que sufría de una enfermedad vascular que provocaba el mal funcionamiento de su corazón.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login