Presidente de Ecuador concluye visita a México que reforzó relaciones

MÉXICO (AFP) – El presidente de Ecuador, Rafael Correa, concluyó el sábado una visita de 48 horas a México en la que se reforzó la relación bilateral a tal grado que se permitió bromearle a su par Felipe Calderón con que ser de derecha “está pasado de moda”.

Tras calificar de “provechosa” y “muy satisfactoria” su visita a México, Correa dijo este sábado en conferencia que “a nivel de relaciones entre Estados la ideología del presidente, si no es totalmente irrelevante, si de muy poca importancia”, luego de que el viernes invitara al conservador Calderón a ser “socialista”.

“Sólo le falta ser socialista, no perdemos las esperanzas, ser de derecha ya pasó de moda en América Latina, véngase, bienvenido siempre”, invitó el mandatario ecuatoriano después de enumerar las coincidencias personales entre ambos, como la edad (45 años), el número de hijos (3), el gusto por la música, entre otras.

En su última conferencia, Correa, sin embargo, matizó: al hablar de presidentes, dijo, “las diferencias ideológicas no pueden ser obstáculo para las relaciones fraternales entre países”.

En el “socialismo del siglo XXI”, dijo Correa, también este sábado en una conferencia ante estudiantes, “las nuevas balas son los votos”, el dominio del Estado de los recursos estratégicos, como el petróleo, y el trato privilegiado a las empresas públicas.

Después de cantar “México Lindo” acompañado de un mariachi que llegó a la embajada de su país en territorio mexicano, Correa hizo un recuento de su visita de Estado, que en suma calificó de “provechosa y muy satisfactoria, con lo que expresamos nuevamente nuestro profundo agradecimiento al presidente Felipe Calderón”, su posición frente al conflicto con Colombia.

En el ataque de Colombia a un campamento de las FARC establecido en la selva ecuatoriana ocurrido el pasado 1 de marzo murieron cuatro estudiantes mexicanos, un ecuatoriano, el número dos de la guerrilla colombiana, Raúl Reyes, además de una veintena de guerrilleros.

Correa aceptó reunirse con los familiares de los mexicanos muertos después de una conferencia ofrecida en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) a la que pertenecían algunas de las víctimas, así como la sobreviviente Lucía Morett, que permanece en Quito donde se recuperó de las heridas causadas por las bombas colombianas.

“Me siento parte culpable” de la muerte de los jóvenes mexicanos, dijo Correa el sábado.

“Teníamos la obligación de cuidar sus vidas y no tuvimos los medios para hacerlo”, lamentó después de decir que no le interesa saber si los mexicanos tenían o no algún vínculo con las FARC.

Morett ha dicho que se encontraban en el campamento de las FARC para “conocer las propuestas de paz” del grupo rebelde.

Sobre la relación diplomática con Colombia, rota el 3 de marzo, Correa aseguró que ambos gobiernos han iniciado “un círculo virtuoso” de declaraciones que allanan el camino para la restauración diplomática.

“Creo que hemos empezado un círculo virtuoso y esperamos que próximamente se reanuden” las relaciones bilaterales, dijo el mandatario de Ecuador.

“Hasta hace pocos días se mantenía un discurso terrible de parte de ciertos funcionarios, más que del presidente (Alvaro Uribe, de Colombia), de ciertos funcionarios del gobierno colombiano, y esta situación ha cambiado”, destacó Correa en la embajada de su país en México.

Aunque el conflicto diplomático parecía haber sido resuelto durante una Cumbre del Grupo de Río en Santo Domingo a principios de marzo, la confirmación posterior de que entre la veintena de muertos había un ciudadano ecuatoriano reactivó la crisis.

Correa visitó por último este sábado la Basílica de Guadalupe, tal como lo había hecho en el pasado el presidente venezolano, Hugo Chávez, el gran aliado internacional de Correa.

You must be logged in to post a comment Login