Sin sobresaltos transcurre vida de alcalde mexicano detenido en EU

Por Oscar Santamaría

Nueva York.- Rubén Gil, el alcalde de Izúcar de Matamoros (Puebla) encarcelado tras ser acusado de tráfico de drogas en Estados Unidos, se encuentra “todo lo bien que puede estar alguien en su situación”, reveló su abogado Steven Altman.

“He hablado con él bastantes veces desde entonces (el pasado viernes) y me dice que le están tratando muy bien, que está bien, todo lo bien que puede estar alguien en su situación”, dijo Altman a Notimex.

Las declaraciones del abogado tienen lugar una semana después de que Gil compareciera por primera vez en una corte del Distrito Sur de Nueva York tras su detención en Los Angeles, el pasado 23 de marzo.

En esa ocasión, el alcalde se declaró inocente de todos los cargos. La próxima vista del juicio está fijada para el próximo 22 de mayo y mientras tanto está encarcelado en la prisión de Westchester County, en el estado de Nueva York.

El letrado dijo que Gil ha sido enviado a otro módulo de la prisión, tal y como solicitaron al juez John Sprizzo la semana pasada. En ese lugar está con los delincuentes comunes, pero tiene acceso directo a las instalaciones médicas, dado su delicado estado de salud.

Gil sufre problemas cardíacos y acude tres veces por semana a diálisis, pues tiene gravemente afectado un riñón.

La dolencia fue precisamente la razón por la que viajó con su esposa a Los Angeles, California, donde iban a pedir una segunda opinión, y donde finalmente fue detenido.

Los primeros días en la cárcel fue internado en una sección en la que pasaba en la celda 23 horas, por lo que no podía salir al patio. Una situación que ha cambiado con el traslado de módulo.

“Sí, ahora hace ejercicio todos los días”, dijo el abogado, quien declinó revelar el contenido de las conversaciones que mantiene con su cliente sobre el caso.

Sólo se limitó a decir: “no hay nada nuevo, nada de nada” y que no lo habrá, en principio, hasta la próxima vista judicial.

Altman indicó que la oficina del fiscal del distrito de Nueva York aún no le ha entregado las pruebas y evidencias en contra de Gil.

“Lo pueden hacer incluso un día antes de la próxima audiencia”, señaló para añadir: “yo espero que me las den en un par de semanas”.

Las pruebas son tantas –sobre todo grabaciones telefónicas que deben ser transcritas y examinadas con detalle- que la fiscalía pidió que la siguiente vista fuera aplazada hasta el 22 de mayo.

“Las pruebas son voluminosas y nos va a llevar bastante tiempo analizarlas”, explicó Altman.

La fiscalía de Nueva York, en colaboración con la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) acusan a Gil –apodado “Gavilán” y “Padrino”- de ser parte de una red de narcotráfico.

Según los cargos presentados, Gil, quien fue elegido alcalde de Izúcar de Matamoros en noviembre de 2007, distribuyó desde 2005 junto a otro acusado, Martin Nelson García, decenas de kilogramos de cocaína en el área de Nueva York.

Pero más allá de eso, la fiscalía le acusa de haber conducido otras operaciones similares con anterioridad a esa fecha, al menos durante una década, para lo cuál utilizó camiones de una empresa de mudanzas de su propiedad “Gil Moving & Storage”, con sede en California.

Acusado formalmente de conspiración para distribuir cocaína, en caso de ser hallado culpable se enfrenta a una pena mínima de 10 años de cárcel y máxima de cadena perpetua.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login