Uruguay degusta “el asado más grande del mundo” en busca del récord Guinness

MONTEVIDEO (AFP) – El predio de la Asociación Rural del Uruguay, en el norte de Montevideo, es una romería: 1.252 asadores con sus delantales y gorros de cocinero se organizan para ubicarse en los 1,5 km de parrillas con las que Uruguay busca este domingo el récord Guinness por el “asado más grande del mundo”.

Tras juntar los implementos necesarios para su tarea, los asadores, que cocinarán al carbón 12.000 kilos de carne (donados por la industria frigorífica) se ubican en las parrillas dispuestas en forma de rueda de bicicleta, mientras el estadounidense Danny Girton Jr. observa todo desde la altura para registrar y certificar el record Guinness.

De esta forma, Uruguay busca superar el récord obtenido por México en 2006, cuando asó 8.000 kilos de carne en 1,29 km de parrillas.

Con “el asado más grande del mundo”, Uruguay pretende promocionar su carne y mostrar el desarrollo del país en materia de trazabilidad, informó el Instituto Nacional de Carnes (Inac), organizador del evento, a la AFP.

Las 15.000 personas que compraron entradas y que ingresaban ordenadamente al predio de la Asociación Rural se suman a 4.100 escolares de todo el país, 500 invitados especiales nacionales y extranjeros, a las 300 personas de la organización y a 800 voluntarios.

Personal de Bomberos fue el encargado de encender con una antorcha las 6 toneladas de carbón, al que se recurrió en lugar de leña debido a razones de seguridad.

El asado es una de las máximas expresiones de la cultura culinaria uruguaya, aunque en la ocasión no se contará con el tradicional ‘asado de tira’ (el costillar cortado en forma transversal), sino con ‘vacío’, la pulpa ubicada en la región lateral del cuarto trasero de la res, debajo de las costillas.

Entre los asadores, todos voluntarios y provenientes de todo el país, hay mujeres y hombres de todas las edades, incluido Julio Sosa, un uruguayo que vive hace nueve años en Barcelona y que desde hace tres tiene dos parrilladas en esa ciudad catalana.

“Vine a poner mi granito de arena”, dice a la AFP.

Los asadores, que trabajarán de duplas, están encantados con el desafío y esperan “cumplir con las expectativas” de los degustadores, según dijo Raúl Pérez, que asará junto con su esposa, Melisa Arias.

Fuera del predio, unos 20 manifestantes de Anima Naturalis -organización dedicada a proteger los derechos de los animales y cuyos miembros son vegetarianos, veganos (que además no comen huevos ni leche) y crudívoros (que comen todo crudo)- vestían de negro y portaban carteles que decían “Yo no festejo este récord”.

“Protestamos contra la frivolidad de este acto”, dijo a la AFP Aliusha Díaz, miembro de la organización que tiene 20.000 activistas en Iberoamérica.

“Esto es solo una forma de expresión”, explicó Díaz, e indicó que no tenían intenciones de ingresar al predio ni de lanzar gritos ni cánticos, “sino sólo que la gente sepa nuestra posición”, porque “no saben a los riesgos que lleva consumir carne”.

Pero la gente no les prestaba atención, pues estaba muy deseosa de ingresar y degustar el vacío.

You must be logged in to post a comment Login