Celebran frente a estatua de Simón Bolívar “regreso a la democracia”

Los adversarios del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, sostienen que la pobreza en ese país se está acentuando, sin embargo el embajador ante la Casa Blanca, Bernardo Álvarez, defendió a ultranza el buen trabajo de su gobierno.

“Los críticos dicen que somos responsables de casi todos los males del mundo pero lo cierto es que el Banco Mundial, la CEPAL y las Naciones Unidas muestran que los índices de desarrollo humano en Venezuela han mejorado sustancialmente. Solo usan a Chávez como un comodín permanentemente”, enfatizó Álvarez.

Álvarez se unió a decenas de venezolanos y de otros países quienes frente a la estatua a Simón Bolívar en Washington celebraron lo que consideraron como el “regreso a la democracia” en su país, después del 13 de abril de 2002 cuando Chávez retomó el poder tras un golpe de estado de 48 horas.

Álvarez consideró que el 13 de abril fue inspirador para muchos movimientos de América Latina y además fue “una gran llamada de alerta” de que los pueblos pueden reaccionar y que no se iba aceptar otra vez una larga noche de “fascismo” en la región.

Para Álvarez es un hecho público y notorio el crecimiento y la mejora del ingreso del venezolano medio y que los niveles de consumo se han aumentado.

Recordó que no se puede ignorar el fruto de algunos programas sociales como la Misión Milagro que ha operado de los ojos a más de 200 mil venezolanos y miles de otros países de manera gratuita a través de la reorientación del ingreso petrolero.

Para algunos estadunidenses que asistieron a la celebración en Washington como el productor de cine y catedrático, Saúl Landau, el 13 de abril de 2002 además significó la muerte de la Doctrina Monroe, una ley de 1823 que prohíbe la colonización e interferencia de otros países.

“Podemos decir que la Doctrina Monroe está muerta. Cuando Chávez volvió hace seis años a Caracas fue el fracaso que simbolizó la muerte de la famosa doctrina y hoy día los pueblos de América Latina están votando por la gente que se opone a las políticas de Washington”, remarcó Landau.

Sin embargo, personas que viven en Caracas y que se encuentran de visita en esta capital no ven la bonanza a que se refiere el gobierno.

“Los niños de la calle y los indigentes siempre están allí, se tiene que hacer largas filas por más de dos horas para comprar productos básicos como leche, aceite, arroz que los vende el gobierno, y no se sabe si es por escasez o por acaparamiento”, dijo Elsa Cárdenas.

Alexander Silva, de visita en Virginia, calculó que más del 60 por ciento de la economía de su país es informal y los trabajos son escasos, por lo que los profesionales tienen que hacer algo diferente para lo cual se prepararon.

“Chávez lleva nueve años en el gobierno y para mí sigue lo mismo y eso se refleja en las encuestas de opinión ya que solamente un 30 por ciento de la población lo apoya”, puntualizó Silva.

En el área metropolitana de Washington residen unos 5 mil venezolanos. Las concentraciones más grandes de venezolanos se encuentran en Florida, Texas, Nueva York.

You must be logged in to post a comment Login