Internet transforma la práctica de la Medicina

Por Olga Borobio

Berlín.- Internet irrumpe con fuerza en la práctica de la medicina en Alemania: hospitales, farmacéuticas y enciclopedias on line ofrecen información, aunque los expertos alertan a los pacientes para que eviten guiarse sólo por lo que ven en la red.

Ya se trate de dolores leves de cabeza o de enfermedades graves como el Alzheimer, la información accesible en la red permite documentarse sobre cualquier tipo de dolencia.

Pero la cantidad de información y la pluralidad de diagnósticos y terapias sobre una afección es tal, que los expertos advierten: un paciente no puede dejarse guiar sólo por lo que lea en la red para tomar una decisión médica.

En Alemania es común que empresas farmacéuticas patrocinen una web y aprovechen para ofrecer consejos sobre sus propios medicamentos.

También lo hacen los hospitales del país, obligados por una ley aprobada hace tres años a publicar en la red informes regulares de calidad elaborados por sus gestores.

Y no hay que olvidarse de la famosa Wikipedia, la conocida enciclopedia online, que también ofrece información detallada sobre enfermedades y medicamentos.

Los conocedores del sector advierten, sin embargo, que la información publicada con frecuencia no es clara, sino que está redactada de forma poco inteligible para las personas que carecen de conocimientos médicos.

La fundación alemana Warentest, una organización que investiga y compara bienes y servicios ofrecidos en el país, investigó 14 portales de contenido médico, y sólo consideró tres como buenos.

El mejor resultó ser “klinik-lotse.de”, una web gestionada por cajas de enfermedad alemanas, así como el Centro Médico de Calidad en la Medicina “aezq.de”.

Pese a las dudas y advertencias de expertos de no utilizar la red como única fuente médica, la práctica está demostrando su utilidad.

La historia de Kirstin, una joven estudiante alemana de 25 años originaria de Hamburgo, ejemplifica una forma de consultar la red e informarse antes de acudir al médico.

La joven sufría dolores agudos y dudaba si acudir o no a su médico de cabecera, que se negaba a creer que pudiera sufrir cálculos biliares a su edad.

La joven supo por un portal de Internet que los jóvenes son propensos a sufrir esta dolencia si tienen una determinada enfermedad del metabolismo, ofreció esta teoría a su doctor, quien ordenó nuevas pruebas médicas, y Kirstin ingresó en una clínica donde le extirparon los cálculos.

Pero los pacientes no son los únicos que consultan la red: los propios médicos se ayudan a menudo de investigaciones especializadas publicadas en Internet.

Un grupo de médicos realizó una sencilla prueba introduciendo entre tres y cinco síntomas de 26 enfermedades en el buscador de Google y el resultado fue esperanzador: en 15 de los casos el buscador ofreció el diagnóstico correcto.

Pese a que la investigación no es representativa, el ejemplo muestra que Internet puede ser de mucha ayuda, especialmente cuanto más rara es la enfermedad, aunque los expertos puntualizan: un diagnóstico adecuado necesita del conocimiento y la experiencia de un profesional médico.

La red está cambiando también la relación de confianza entre el paciente y su doctor: cada vez menos pacientes confían plenamente en el criterio de su médico y expresan su desconfianza en la propia red.

En portales alemanes como Imedo, Helpster o Docinsider se puede incluso dar notas (calificaciones) a los doctores en aspectos como tiempo de espera, trato personal o tratamiento, una herramienta útil, ya que en Alemania la gente puede escoger al médico que desee.

Sin embargo, un estudio de la fundación alemana Salud criticó la opinión de los inexpertos, y seis de cada diez médicos alemanes creen que los pacientes no son capaces de valorar la calidad del tratamiento.

“Los portales y las valoraciones anónimas están totalmente permitidas legalmente”, opinó el abogado especializado en derecho de la salud Markus Stockmann, de Jena.

Eso signific

You must be logged in to post a comment Login