Llega a Berlín “Tren de la Memoria”, museo itinerante del Holocausto

Berlín.- El llamado “Tren de la Memoria”, museo itinerante sobre las deportaciones en la época nazi, hizo escala el domingo en la estación central Hauptbahnhof, en Berlín.

La escala tuvo lugar luego de que se solucionó un conflicto, por los costos del recorrido del museo, entre la estatal aleman de ferrocarriles Deutsche Bahn y el Comité Internacional de Auschwitz por el llamado “Tren de la Memoria”.

Tras semanas de debate a raíz de los costos que la empresa fijó en 70 mil (110 mil dólares) y 100 mil euros (158 mil dólares) para un recorrido de seis mil kilómetros y escalas del tren, el conflicto se solucionó y el museo itinerante pudo arribar a Berlín.

En los vagones se pudieron observar testimonios fotográficos y de video de supervivientes del Holocausto, los cuales eran llevados en tren a los campos de concentración.

El llamado “Tren de la Memoria” pretende detenerse en las estaciones del país que eran punto de partida de los convoyes con deportados en la época nazi.

El calendario del museo itinerante prevé que el tren llegue a Auschwitz, en Polonia, al que fuera el mayor campo de exterminio nazi, el día 8 de mayo, coincidiendo con el aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial en Alemania.

La solución del conflicto tuvo lugar el jueves pasado gracias a la presión del Parlamento alemán, el Bundestag, que tomó cartas en el asunto.

El Comité de Auschwitz, que representa a los supervivientes de los campos de concentración nazi, había declarado “inaceptables e incomprensibles” los costos impuestos por la estatal ferrocarrilera en concepto de circulación y cierre de determinadas estaciones.

La estatal Deutsche Bahn había decidido también no autorizar la parada del tren en la estación central de Berlín, la mayor de la capital abierta hace sólo dos años y ante la negativa de los organizadores a aceptar estaciones alternativas y secundarias propuestas.

Los responsables de política de transporte de todas las fracciones parlamentarias insistieron el jueves en que la empresa de ferrocarriles debía destinar la donación anunciada de 100 mil euros al museo itinerante en vez de una institución judía.

La empresa había propuesto una donación de ese tipo a otras instituciones judías en compensación por los perjuicios causados al “Tren de la Memoria” con los costos derivados por su circulación y parada en estaciones alemanas.

Pero la carta de la Comisión de Transportes del Parlamento denunció las tasas de hasta 100 mil euros que la empresa quería imponer a los organizadores y criticó su negativa a la parada en la estación central berlinesa.

“No financiar el Tren de la Memoria pero compensar a otras organizaciones judías con un donativo parece ante la opinión pública un “donativo de castigo””, comentó la misiva parlamentaria.

Los diputados consideraron que una temática tan sensible en Alemania tenía que evitar despertar animosidades o el enfado e incomprensión y destacaron que el proyecto debe verse en el contexto histórico adecuado.

Una de las causas de la controversia es que la firma estatal participó en las deportaciones que la asociación de supervivientes documenta ahora a modo de condena.

Este sábado, los organizadores convocaron a una manifestación de protesta frente a la puerta de Brandenburgo, desde donde una marcha en silencio recorrió la distancia hasta la Hauptbahnhof.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login