Condenará Papa terrorismo en vista a “zona cero” de NY

Por Andrés Beltramo Alvarez

Ciudad del Vaticano.- La oración de Benedicto XVI en la “zona cero” de Nueva York será un gesto silencioso de condena al terrorismo, afirmó el sacerdote Alfonso Aguilar, quien en 2001 fue asesor espiritual de los familiares de las víctimas del 11-S.

En entrevista con Notimex el presbítero, que vivió en primera persona las consecuencias del ataque terrorista a las Torres Gemelas, aseguró que en Manhattan el Papa insistirá mucho en el respeto de la dignidad humana.

“Ese detalle dará una imagen muy positiva del papado, los norteamericanos están muy unidos por el patriotismo y el sentimentalismo que ha creado la tragedia, es un espíritu arraigado muy profundo”, indicó.

Ratzinger sostendrá que no hay justificación racional o religiosa para atacar a otros seres humanos, dejará ese principio para todo tipo de religiones y dirá que la división entre los credos nunca puede provocar la violencia, agregó.

Perteneciente a la congregación de origen mexicano Legionarios de Cristo, Aguilar se encontraba en Nueva York aquél “martes negro” cuando aviones comerciales se estrellaron contra las Torres Gemelas, los rascacielos más imponentes de la ciudad.

“El impacto fue impresionante, me acuerdo haber visto las Torres Gemelas muchas veces y no podía creer que estaban desapareciendo. Tardé en asimilar la vista de Manhattan sin ellas, me parecía irreal”, confesó.

Recordó que estaba a unas 80 calles del World Trade Center cuando se dio el ataque y al día siguiente fue uno de los 10 capellanes de la Cruz Roja que asistieron a los parientes de las víctimas en un parque céntrico de la Gran Manzana.

La visita que cumplirá Benedicto XVI el domingo 20 de abril a la “zona cero”, donde se alzaban las Torres, trae a la mente del religioso imágenes cuyo contenido apenas puede concretar en palabras pero que su mirada logra describir.

“Más de la mitad de la gente que conocí eran católicos. Desgraciadamente mayoría de los muertos eran jóvenes; la policía daba información porque existía esperanza de encontrar algún vivo pero luego supimos que todos habían muerto”, evocó.

“Era sumamente triste –agregó-, yo nunca me sentí más triste en mi vida, cansado, agotado físicamente, no podía caminar después de haber estado tres horas allí por la tensión interior”.

Habló también de las historias oídas y más impactantes, como una señora la cual oyó las últimas palabras de su esposo ubicado en el piso 104 de una de las Torres, quien le dijo cuánto la amaba y lo expresó con mucha serenidad.

Además de tres jóvenes de unos 30 años que habían fallecido y sus esposas los buscaban, una de ellas con un bebé recién nacido en brazos quien recordaba a su marido como un hombre bueno y honrado.

Aguilar se encontró con anécdotas curiosas en la tragedia, como la de una chica que buscaba a su jefe de alemán llegado a Nueva York desde su país sólo para una reunión y encontrar la muerte mientras ella se salvó por llegar tarde.

“Cuando me dirigía a asistir a las personas esperaba encontrar gritos desesperados contra Dios y contra de los árabes, en cambio no, una resignación impresionante, mucha tristeza pero nadie echaba culpas al cielo, ni se quejaban de los musulmanes”, ponderó.

“Junto a esa resignación –añadió- descubrí algo especial que surge en esas tragedias y que lleva al ser humano a comportarse bien. Vi en ese momento lo mejor del hombre, producto de lo peor del hombre”.

Para Aguilar los acontecimientos del 11-S son una herida aún abierta en Estados Unidos, un ataque en su propio terreno que ha dejado una huella profunda y ha exaltado mucho más el patriotismo americano sentimental.

Comparten Bush y el Papa convicción antiterrorista: Casa Blanca

Washington.- El presidente George W. Bush está “emocionado” por la visita del Papa Benedicto XVI, en parte porque comparten valores comunes, en especial su lucha contra el terrorismo y el extremismo, señaló el lunes la Casa Blanca.

La portavoz presid

You must be logged in to post a comment Login