Ecuador acude a OEA tras escalada de mutuas acusaciones con Colombia

QUITO (AFP) – Ecuador se quejará ante la OEA por la denuncia de Colombia sobre una supuesta tolerancia militar con las FARC en suelo ecuatoriano, anunció Quito el lunes dentro de un duro cruce de acusaciones que rodeó de incertidumbre la reanudación de relaciones entre los dos países.

El secretario de Comunicación ecuatoriano, Vinicio Alvarado, dijo que Ecuador levantará ante el secretario de la OEA, José Miguel Insulza, la “queja formal” contra Colombia por acusar al presidente Rafael Correa de haber impedido a sus soldados combatir a la guerrilla marxista.

La actitud de Colombia atenta contra la “búsqueda de mecanismos de reconstitución de la confianza”, añadió y dijo que su país se declaró “sorprendido y defraudado” por la denuncia de Bogotá.

Ecuador dijo que se quejará ante la OEA ya que juzgó insuficiente la respuesta de Colombia a un ultimátum de 48 horas para que pruebe la denuncia que hizo el domingo.

Colombia descargó como prueba la “presencia notoria” del jefe rebelde Raúl Reyes en Ecuador, abatido en un bombardeo colombiano el 1 de marzo en suelo ecuatoriano tras el cual se mantienen rotas las relaciones diplomáticas entre los dos países.

Correa declaró que Bogotá carece de pruebas y anunció que “denunciaremos nuevamente a América Latina y al mundo que ha quedado una vez más demostrado que el gobierno de Alvaro Uribe es mentiroso y que está haciendo ya el ridículo”.

Calificó de “insultante y calumniosa” la denuncia y apuntó que Colombia estaría recibiendo “consignas externas para desestabilizar a nuestro gobierno e impedir a que una revolución ciudadana progresista integre una organización de Estados latinoamericanos” en alusión a su reciente propuesta de crear un ente regional paralelo a la OEA.

Bogotá expresó por su parte que Correa “por problemas políticos internos, quiere confundir al pueblo ecuatoriano inculcando nacionalismo contra Colombia, cuando el verdadero problema ha sido la permisividad con el grupo terrorista de las FARC, que es una amenaza para los pueblos de Colombia y Ecuador”.

“En las Fuerzas Armadas ecuatorianas hubo quejas por la desautorización para perseguir al grupo terrorista de las FARC”, subrayó la presidencia colombiana en un comunicado.

La crisis diplomática continúa latente pese a que ambas naciones habían reconocido señales mutuas para normalizar el diálogo después del acuerdo de la cumbre de Santo Domingo, que desactivó la tensión entre Colombia y Ecuador, y a la que se habían sumado Venezuela y Nicaragua apoyando a Quito.

En medio de la nueva escalada, Colombia también acusó a Correa de incumplir dichos compromisos, molesto por una declaración en la que el mandatario llamó “payasadas” sus supuestas advertencias sobre la presencia de las FARC en Ecuador.

Los señalamientos contra Correa cayeron en un momento sensible para el gobierno ecuatoriano, que días antes había relevado al ministro de Defensa y a la cúpula militar alegando una supuesta infiltración de la CIA en los servicios secretos que habrían entregado a Bogotá información relacionada con la crisis mediante esos enlaces.

Quito reforzó sus sospechas al exigirle a Colombia que revele quiénes fueron los oficiales ecuatorianos que colaboraron, a espaldas de Correa, en el operativo que dio muerte a Reyes.

La Fiscalía colombiana envió una misión a Quito para investigar el operativo militar que dio origen a la crisis, en reciprocidad con la entrega de los archivos electrónicos de las FARC en los que según Uribe se relaciona a su homólogo ecuatoriano con la guerrilla.

You must be logged in to post a comment Login