La misión de la OEA teme que haya un enfrentamiento en Bolivia

LA PAZ (AFP) – Una misión de la OEA, encabezada por el ex canciller argentino Dante Caputo, advirtió el miércoles que Bolivia corre el riesgo de un enfrentamiento, si la oposición y el gobierno -enfrentados por proyectos autonomistas y una Carta Magna estatista- no flexibilizan sus posiciones y dan paso al diálogo que promueve infructuosamente la Iglesia.

“Si los distintos actores que están envueltos en esta controversia no hacen un gran esfuerzo, corremos el riesgo, y soy muy consciente de las palabras que estoy mencionando, que la tensión cambie de naturaleza, que ya no sea controversia, sino enfrentamiento”, afirmó el emisario de la Organización de Estados Americanos, el argentino Dante Caputo.

El funcionario de la OEA acotó que “no digo que sea realidad, digo que es un peligro suficientemente grave como para que preparemos los instrumentos, las voluntades y las decisiones políticas para evitarlo”.

El ex canciller argentino y subsecretario de Asuntos Políticos de la OEA hizo la declaración en una conferencia de prensa al término de una reunión con el presidente Evo Morales, en el marco de una segunda fase para buscar que los actores políticos bolivianos flexibilicen posiciones.

Caputo se reunió en la víspera con cuatro prefectos disidentes, entre ellos el de la poderosa región de Santa Cruz -que llamó para el 4 de mayo a un referendo sobre una eventual autonomía- aunque hasta ahora sólo ha recogido declaraciones de buenos deseos para un eventual diálogo, que no se avizora en el horizonte político.

“Hay que pensar en la necesidad de realizar algunas concesiones para esperar que los otros sectores reciban esas concesiones y se puedan enganchar a un proceso como una cadena, en la cual una concesión de posiciones origine flexibilidad”, afirmó el funcionario de la OEA.

Según el subsecretario de Asuntos Políticos, “hay que hacer lo imposible para evitar pasar de la tensión a la confrontación, eso no se consigue en cinco minutos, es una labor que requiere flexibilización de unos y de otros”.

Se trata de la segunda visita de Caputo al país en abril con reuniones con oficialistas y opositores en medio.

El enviado anunció que un informe sobre la situación boliviana será elevado a la secretaría general de la OEA, así como sugerencias a los actores políticos del país andino para descomprimir la aguda crisis política surgida el año pasado.

Los líderes civiles y empresariales de Santa Cruz señalaron que cualquier diálogo con el gobierno será después del 4 de mayo y aseguraron que su estatuto de gobierno autonómico, una especie de constitución regional, no estará sujeto a negociación con el gobierno.

La propuesta de diálogo que promueve la OEA tiene lugar simultáneamente con las que efectúa la Iglesia Católica y las que intentó días atrás un grupo de países amigos, conformado por los cancilleres de Brasil, Celso Amorim, y de Argentina, Jorge Taiana, y el vicecanciller de Colombia, Camilo Reyes, con iguales resultados.

El gobierno no hizo ningún comentario sobre las evaluaciones de Caputo, aunque en la víspera el vicepresidente Alvaro García reiteró la “voluntad del Poder Ejecutivo para ir al diálogo sin condiciones y con flexibilidad” antes del plebiscito de Santa Cruz, “porque después será mucho más complicado concretar un acercamiento porque será difícil hacer modificaciones”.

You must be logged in to post a comment Login