Organizan en Texas audiencias para decidir la custodia de 416 niños

Dallas.– Autoridades estatales comenzaron el lunes a organizar en una corte del suroeste de la entidad, el procedimiento que se deberá seguir en el mayor caso de custodia en la historia de Texas y quizás de todo Estados Unidos, y que involucra a 416 menores.

Texas planea reclamar la patria potestad de 416 niños que fueron rescatados del Rancho YFZ, propiedad de la secta polígama de la Iglesia Fundamentalista de los Santos de los Ultimos Días (FDLS), al presumir que en ese lugar los menores enfrentaban riesgos de abuso sexual.

La remoción de los niños se efectuó a principios de este mes luego de que una adolescente de 16 años denunció por teléfono los abusos sexuales a los que era sometida por un miembro adulto de la FDLS.

La adolescente utilizó un teléfono celular para llamar varias veces a un albergue de violencia familiar y denunciar que estaba siendo golpeada y violada por un hombre con el que fue obligada a casarse y de quien ya había procreado un hijo.

Este lunes, la juez estatal Bárbara Walther y decenas de abogados sostenían reuniones en la corte del condado de Tom Green, en la comunidad de San Angelo, para planear a partir del próximo jueves las audiencias para decidir si procede o no la remoción de la patria potestad de los menores.

“Si le doy a cada caso cinco minutos, serían unas 70 horas de testimonio”, dijo la juez a los abogados. “Deberá haber una mejor forma de hacerlo”, indico.

Se espera que cientos de abogados provenientes de todo el estado arriben a San Angelo en los próximos días para representar a los niños y a sus familias.

La Asociación de Abogados de Texas informo que más de 350 abogados se han ofrecido ya como voluntarios para representar en forma gratuita a los menores. Las leyes estatales requieren que cada niño bajo custodia del estado cuente con un defensor.

Walther designo a dos abogados de San Angelo para que actuaran como coordinadores de las cientos de defensores que serán asignados a los casos de custodia que está siendo reclamada por el Departamento de Servicios de Protección a la Familia de Texas.

La juez hizo llegar a los directivos de la FDLS una carta en la que les asegura que tienen derechos y que sus derechos les serán respetados.

Los 416 niños junto con 139 mamás o mujeres adultas que decidieron voluntariamente acompañarlos permanecen en el Fuerte Conchos, un antiguo fuerte militar que ha sido restaurado para servir en parte como museo.

El pasado sábado, tres de las madres que acompañan a los menores enviaron una carta al gobernador de Texas, Rick Perry, para solicitarle su ayuda en mejorar las condiciones en que están siendo albergados.

Las madres, que dijeron representar a otras más, argumentaron que varios de sus hijos han enfermado y algunos incluso requieren de hospitalización.

En la carta, las madres se quejan de que sus hijos han sido cuestionados sobre cosas que desconocen desde que fueron puestos bajo la custodia del estado.

La Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, (FDLS) constituye una rama disidente de la Iglesia Mormona que fue expulsada por continuar ejerciendo la poligamia.

La mayor parte de los miembros de la secta residen en comunidades del sur de Utah y norte de Arizona, pero desde hace unos años algunos se extendieron a Texas y se establecieron en el rancho cerca de la comunidad de El Dorado en el suroeste de Texas.

El actual profeta y líder de la secta, Warren Jeffs, se encuentra detenido al haber sido declarado culpable el año pasado en Utah de dos cargos de cómplice en una violación y otros delitos relacionados a un matrimonio que realizó en 2001, entre un adulto y una menor.

Jeffs debe también aún enfrentar cargos en Arizona relacionados a incesto y conducta sexual con un menor además de conspiración.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login