Se declara culpable acusado de muerte de 19 indocumentados en Texas

Houston.– El mexicano Octavio Torres Ortega, el último de 14 acusados de participar en una operación de contrabando de inmigrantes que provocó la muerte de 19 indocumentados en Texas en mayo de 2003, se confesó el lunes culpable en una corte federal de Houston.

Torres, de 42 años de edad, admitió su responsabilidad en un cargo de conspiración, lo que podría acarrearle una sentencia de cadena perpetua cuando la juez a cargo del caso, Vanessa Gilmore, le fije la pena en septiembre próximo.

El abogado defensor Steven J. Rozan dijo que buscará convencer a la juez de minimizar la sentencia de Torres, por el tiempo que éste ha pasado ya tras las rejas por su participación en lo que constituye aún la peor tragedia migratoria en la historia de Estados Unidos.

“Este es un caso complejo, del que ya se han efectuado varios juicios, y estoy muy motivado y consciente por algunas inconsistencias en los testimonios de varios testigos materiales”, explicó Rozan.

Torres, quien fue extraditado por México en octubre pasado, era el único de los 14 acusados en el incidente que no se había enfrentado a la justicia estadunidense.

El sospechoso y otros tres acusados más huyeron a México, luego de que las autoridades localizaran el tráiler abandonado que contenía los cuerpos de los inmigrantes cerca de la comunidad de Victoria, el 14 de mayo del 2003.

Los inmigrantes formaban parte de unos 100 que habían sido encerrados en la caja del tráiler para ser transportados entre McAllen y Houston. Los indocumentados fallecieron por el calor y la falta de aire dentro de la caja sellada.

Torres y tres de los participantes en el incidente fueron detenidos por las autoridades mexicanas semanas después de la tragedia.

Sin embargo, un juez federal en México los dejó libres al ser desechados los cargos en su contra en ese país.

Tres de los sospechosos de nacionalidad estadunidense: Víctor Sánchez Rodríguez, su esposa Emma Zapata Rodríguez, y Rosa Sarrata González, fueron transferidos a una estación migratoria y deportados luego a Estados Unidos, donde fueron enjuiciados y sentenciados.

Torres, de nacionalidad mexicana fue dejado en libertad. Las autoridades estadunidenses tuvieron entonces que solicitar su detención con fines de extradición por los cargos en su contra fincados en una corte federal de Houston.

La madrugada del 14 de mayo de 2003, agentes del sheriff del condado de Victoria localizaron dentro de la caja del camión que había sido abandonada en una estación de gasolina, los cuerpos de 17 inmigrantes, incluyendo el de un niño de cinco años de edad.

Otros dos indocumentados más fallecieron poco después.

En una rápida investigación, las autoridades de Estados Unidos y México aprehendieron en distintos lugares a los 14 involucrados en la banda de traficantes que organizó el traslado.

De los 14 detenidos, 12 han sido sentenciados a diversas penas de cárcel, incluyendo la cadena perpetua impuesta al conductor del camión, Tyrone Williams.

Uno de los acusados fue absuelto de cargos y ahora sólo falta que le sea dictada sentencia a Torres.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login