Bolivia: indígenas oficialistas y provincia rebelde enfrentados por consulta

LA PAZ (AFP) – Movimientos sociales oficialistas se trasladarán a la rica región boliviana de Santa Cruz, para intentar frenar el referendo del 4 de mayo que busca aprobar un estatuto de autonomía, aunque los promotores de la consulta, la élite empresarial y política, señalan que nada los detendrá.

“Van a ir (a Santa Cruz) de todas las regiones los sectores sociales, por supuesto también las seis federaciones (de cocaleros)”, anunció Julio Salazar, dirigente del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS) y de los cultivadores de coca del Chapare (centro), cuna política del presidente Evo Morales.

El dirigente de los labriegos aseguró al matutino La Razón que “la intención es detener el envío de ánforas (urnas electorales), no tiene que haber, no tiene que instalarse ninguna ánfora, para evitar más problemas en nuestro país”.

Los movimientos campesinos pretenden tener presencia -según el dirigente campesino- en barrios y zonas rurales que son bolsones electorales del presidente indígena Evo Morales para evitar que la ciudadanía pueda emitir sus votos en el referendo del 4 de mayo sobre los estatutos autonómicos, propuestos por el gobernador Rubén Costas y élites civiles y empresariales de Santa Cruz.

“Algunos compañeros ya están allá (en Santa Cruz) apoyando a sectores (…) los sectores ya van coordinando las acciones, porque no se puede permitir que se instale ninguna ánfora”, afirmó el dirigente del MAS.

La agrupación política Podemos, la principal fuerza de oposición, señaló que la movilización de campesinos está influenciada por el gobierno, quien debería esforzarse por evitar probables situaciones de violencia.

“Podría haber una ola de violencia y confrontación que sólo traerá dolor, luto y sangre al pueblo boliviano”, afirmó el diputado opositor Fernando Messmer, quien acotó que “sí o sí va el 4 de mayo la consulta”.

Los dirigentes civiles y empresariales de Santa Cruz eludieron hacer alguna mención a la amenaza de los campesinos, aunque ratificaron que el referendo se mantendrá invariable el 4 de mayo.

El director de Autonomías de la gobernación de Santa Cruz, Carlos Dabdoub, ratificó que “nosotros no moveremos ni un milímetro nuestra posición” de realizar el referendo.

El ambiente político se tensiona de nuevo tras gestiones realizadas en las últimas semanas por la OEA, gobiernos sudamericanos y la Iglesia Católica para sentar en una mesa de diálogo a oficialistas y opositores, entrampados por la nueva Constitución de naturaleza indígena y las autonomías regionales de corte liberal.

Una misión de la Organización de Estados Americanos, encabezada por el ex canciller argentino Dante Caputo, advirtió el miércoles que Bolivia corre el riesgo de un enfrentamiento, si la oposición y el gobierno no flexibilizan sus posiciones y dan paso al diálogo que promueve infructuosamente la Iglesia.

Al plebiscito de Santa Cruz le seguirán entre mayo y junio otros tres departamentos de Pando (norte), Beni (noreste) y Tarija (sur) con similares intenciones autonomistas, que para el presidente Morales provocarán la división de Bolivia.

You must be logged in to post a comment Login